CULTURA EMPRESARIAL JAPONESA – Segunda Parte

                    

                                  Dr. Carlos Kasuga Osaka – Cortesía: Hugo Medina Guzmán

Les voy a comentar cómo sonseguí a mi gente de la fábrica. Compraba yo el periódico que venden los muchachos en la tarde. Les daba yo 100 pesos y me tenían que regresar $0.80. Muchos no me lo regresaron, pero los que me lo regresaron son los que actualmente tienen un porvenir, a ellos los contraté. Son ellos los actuales ejecutivos y directivos, por eso yo tengo tanta fe en este país, porque la gente con la que trabajo sabe trabajar en equipo.

Como los japoneses somos pequeños, la maestra no ponía a calcular el volumen de una jaula que había en la escuela sin utilizar ningún instrumento, con puro cálculo visual.

Es por eso que cuando los japoneses van a cualquier exposición en el mundo, regresan al hotel y sin cámaras de video o fotografías hacen los planos de esas máquinas y las mejoran. Yo he mandado a mis técnicos a exposiciones en Hamburgo y les pregunto ¿Qué vieron? Me contestan: “un oso” y ¿Qué tiene el oso?. Les pregunto las medidas, el volumen o el material de los osos y no saben decir algo con exactitud.

Haz las cosas bien. Si vas a nadar, hazlo bien entregándote totalmente a ello.

El bien hacer, el bien estar, en bien tener.

Las gentes que son un “bien ser” y dan a la familia y a su escuela más de lo que recibieron, llegarán a este paso, y quienes según estos tres pasos en este orden, tarde o temprano llegarán a lograr.

LA RELIGIÓN

Después que los japoneses terminaron de cuchichear, se levantó el jefe y dijo: “Hemos visitado muchas empresas latinas y creemos que el trabajador latino es mucho más hábil, pero el día de hoy, acabamos de estar en una fábrica y nos hemos dado cuenta porque las relaciones entre los obreros y la empresa son tan deficientes.

Lo que vemos en la fábrica es que nuestros dos pueblos son iguales: les gusta las peregrinaciones, las tómbolas, los amuletos, los cohetes, etc. pero ustedes van a los templos a PEDIR y esperar y en el Shintoismo nosotros sólo vamos a OFRECER.

¿A qué me refiero con PLIEGO DE OFRECIMIENTOS?. Si fabricamos 1 000 automóviles, ofrecemos el año entrante fabricar 1 200 ¿Qué ofrece la empresa? Tenemos 5% de errores en la producción, ofrecemos reducirla al 3% ¿Qué ofrece la empresa?

Con pliego de peticiones no es posible, pedimos más días no laborables, más vacaciones, más primas, más beneficios, que nuestro cumpleaños nos lo paguen triple, etc. y nunca ofrece nada.

ACTITUD ANTE LA VIDA MISMA

Continuará

También te podría gustar...