Crónicas de mi tierra: LAS BANDADAS DE PALOMAS

Si buscamos culpables, los encontraríamos a la vuelta de cada esquina. Ante esta verdad innegable, pediríamos al primero que arroje la piedra como lo pidió Jesús a la turba enardecida: “el que se cree sin culpa, que arroje la primera piedra”.

Pero no por ello dejaremos de decir como Jorge Manrique en su inmortal poema dedicado a su padre, allá muchos siglos atrás, que para la ocasión es fresca y fraganciosa:

                                        Cualquier tiempo pasado

                                         fue mejor

O como decía José Carlos Mariátegui:

                                         “Cuando todo estaba en la flor de su belleza y en la cima de su eficacia…”

Cuando niño, recuerdo como si fuera ayer, las cosas eran más simples, más realizables. Por ejemplo, el año escolar iniciaba sus labores religiosamente el 1 de abril “ipso faito”, como decía Cantinflas.

Cual bandada de palomas, los niños y niñas acudían a sus escuelitas que los acogía con cálido recibimiento y los maestros no perdían un solo minuto para volcar generosamente sus enseñanzas desde la entrada de la puerta hasta la salida del zaguán.

                                 Todo destilaba cariño, solícito afán

                                 por moldear su fresca arcilla…

Entonces es cierto lo que decía: “Cualquier tiempo pasado fue mejor…”

Ahora que han pasado los años, pareciera que el mismo gobierno, el minsitro de educación y de economía y finanzas, apostaran por el caos y el desconcierto.

Para muestra un botón: dividen los magros sueldos en partes, como quien desea que en algo los empleados y docentes perturben su mente y pierdan su tiempo.

¿Por qué no se pudo juntar (mejor como hoy se dice), consolidar el haber de marzo con la escolaridad? ¿Por qué se tiene que martirizar con largas colas, en dos ocasiones, para recibir ridículas sumas? ¿Por qué nuestro País tiene que perder valiosas “horas hombre” que bien pueden ser aprovechados en acciones más rentables y fructíferas? ¿Qué pasa con los genios que tienen la batuta del destino de la Nación?. Con esta inestabilidad psicosocial ¿Se busca un paro, una huelga?.

Ha pasado ya quince días y todo sigue en blanco y negro con el cuento de cobrar la escolaridad. Las hojas del cuaderno aún no están garabateados. Sólo la punta del lápiz se ha roto mil veces de desazón y tedio.

No alcanzo a comprender. Mi mente es muy estrecha y a las claras me atrevo a repetir:

                                      Cualquier tiempo pasado

                                       fue mejor…

                                       (Cualquier tiempo futuro

                                       será peor…)

Para dorar la píldora, basta y sobra.

—————–

Difundido por radio el 14:04:93 e impreso en el libro TIRO AL BULL, Pag. 96, 97. 

También te podría gustar...