LUGAR EQUIVOCADO (*)

Dos hombres estaban una mañana tomando desayuno en el café de la esquina. Ignacio notó algo raro sobre la oreja de Antonio por lo que le dijo en voz baja:

– ¿Sabes que tienes un supositorio en la oreja izquierda?

-¿Yo tengo un supositorio?, diciendo esto se lo arrancó y lo miró fijamente. Luego de observarlo, dijo:

-Ignacio, me alegro mucho que hayas visto esta cosa. Ahora sé dónde está mi audífono.

(*) El título es de la redacción.

También te podría gustar...