COMENTARIO 1

¿LA HUMANIDAD SE ESTÁ SUICIDANDO?

El título nos conduce a una idea apocalíptica.

Suena a maldición y a infierno.

Nos anticipa a pestes, exterminio, dolor y llanto, a desesperación y desconsuelo.

¿Y quién puede ser el autor de tanta tragedia?

Un Dios inmisericorde, sacado de sus cabales y lleno de ira?

No, Dios es Dios, su infinita bondad nunca lo puede permitir

Y es entonces, al voltear el álbum de cromos, vemos que el hombre, es él mismo, el que está propiciando su propio exterminio. Se jacta de tener la bomba de hidrógeno, de tener el ejército más poderoso del mundo, los armamentos más sofisticados y de última generación. Está de moda con los inventos nucleares y armas químicas, etc. etc.

Entonces es cierto lo que hace mucho se decía que “el hombre es lobo del hombre”…

El Ing. César Portocarrero Rodríguez, siempre ha alertado sobre nuestro viaje por estos caminos de exterminio y concuerda con el reciente Informe de las Naciones Unidas (ONU), donde se dice: “El año 2030 empezará la CRISIS DEL AGUA más angustiosamente y decididamente más marcada para la  humanidad”, lo que cualquier vulgo lo puede constatar en nuestros días, al ver muy de cerca la desaparición paulatina y a pasos agigantados de nuestras cumbres nevadas a lo largo de la Cordillera Blanca, Huayhuash y otras del territorio peruano y lo mismo en los Polos y el mundo entero.

Otro espeluznante informe del Gobierno Inglés y sus científicos, asegura que el 2040 empezará “El COLAPSO DE LA HUMANIDAD” al pronunciarse la falta de alimentos (Al no haber agua, no hay producción). Es entonces que subsistirán, por breve tiempo, los países ricos, y los pobres, que siempre se han conformado con lo poco que tenían, están condenados a sucumbir más prontamente.

En la actualidad, a pesar del toque de alarma ante la hecatombe que se nos aproxima, estamos enfrascados en luchas intestinas de poca monta. A líos internos intrascendentes. A susurros de comadres que enervan los ánimos.

En las oficinas públicas y reparticiones del Estado, a serrucharse el piso y creerse cada vez más poderoso e influyente; a cambio de funcionarios cada vez que sienten que el sencillo de sus bolsillos baja de volumen…

Otros, los aprendices a delincuentes, a apoderarse escandalosamente de todo lo que es ingreso o dinero público.

Han pasado los años y el progreso de los pueblos o bien se ha estancado o bien está en franco retroceso por estar atacado con el mal del siglo: La corrupción, al que todos dicen combatirlo, pero llegado el caso se convierte en su más fiel amigo de “uña y carne, pero más de uña que de carne”.

También te podría gustar...