FUTBOL NUESTRO QUE ESTÁS EN TODOS LOS ESTADIOS…

Solo el Padre Nuestro nos hace invocar la presencia de Dios, y solo el fútbol nos hace perder todo criterio de lógica.

Y muchos hacen mal en fanatizar a sus pequeños hijos, formándoles desde muy tierna edad a creer ciegamente que “el equipo de sus amores”, debe ganar a como dé lugar, cuando muy bien la práctica del deporte es “para ganar o perder”

Ganar con gloria, perder con di

Y aquí la mayor responsabilidad de educar al pueblo es de los periodistas deportivos que endiosan a los jugadores, los vuelven héroes, el numen e inspiración es hacia los jugadores.

Para ellos cualquier fracaso tiene justificación a pesar de que no han puesto esfuerzo y coraje en el campo de juego.

Lo primero que hacen es formar ídolos de barro y fuente de inspiración de mediocres.

Pero hay pueblos en el mundo tremendamente seguidores del fútbol a cuyos escenarios acuden por miles, pero sin fanatismo. Los resultados se aceptan porque cumplen con las reglas de juego.

Lo que es en nuestra patria, hay que linchar al árbitro “vendido”, hay que culpar al botin que no supo direccionar a la pelota rumbo al arco. Es decir, hay que culpar a alguien del fracaso y el pagano (a) es el hogar y los hijos y hasta los vecinos por haber perdido el equipo al que “tanto amo”.

El Perú está a un paso de la clasificación para ir a Rusia 2018, que bien, hay que regocijarnos, hay que alentar al equipo nacional pero teniendo en cuenta que en el deporte: o se gana o se pierde y punto.

Solo el Padre Nuestro nos hace invocar la presencia de Dios, y solo el fútbol nos hace perder todo criterio de lógica.

Y muchos hacen mal en fanatizar a sus pequeños hijos, formándoles desde muy tierna edad a creer ciegamente que “el equipo de sus amores”, debe ganar a como dé lugar, cuando muy bien la práctica del deporte es “para ganar o perder”

Ganar con gloria, perder con dignidad…

Y aquí la mayor responsabilidad de educar al pueblo es de los periodistas deportivos que endiosan a los jugadores, los vuelven héroes, el numen e inspiración es hacia los jugadores.

Para ellos cualquier fracaso tiene justificación a pesar de que no han puesto esfuerzo y coraje en el campo de juego.

Lo primero que hacen es formar ídolos de barro y fuente de inspiración de mediocres.

Pero hay pueblos en el mundo tremendamente seguidores del fútbol a cuyos escenarios acuden por miles, pero sin fanatismo. Los resultados se aceptan porque cumplen con las reglas de juego.

Lo que es en nuestra patria, hay que linchar al árbitro “vendido”, hay que culpar al botin que no supo direccionar a la pelota rumbo al arco. Es decir, hay que culpar a alguien del fracaso y el pagano (a) es el hogar y los hijos y hasta los vecinos por haber perdido el equipo al que “tanto amo”.

El Perú está a un paso de la clasificación para ir a Rusia 2018, que bien, hay que regocijarnos, hay que alentar al equipo nacional pero teniendo en cuenta que en el deporte: o se gana o se pierde y punto.

También te podría gustar...