POETA Y LUCHADOR DE LA PALABRA QUE CONVOCA Y DEL VERSO QUE REDIME

Quiero dirigir estas palabras a ti, Danilo, que eres el propulsor incansable de esta cruzada cultural que se denomina “Capulí Vallejo y su tierra”. Sé que no trabajas esperando estos gestos, pero queda en nosotros hacerlo porque es una obligación moral de gratitud y reconocimiento a quien levanta la palabra de César Vallejo y da relevancia a Santiago de Chuco, nuestro pueblo, con un desvelo que nos honra y nos prestigia a todos.

Pero lo que más me entusiasma y agradezco de tus mensajes cotidianos y las peregrinaciones anuales a Santiago de Chuco, es ver cómo poco a poco levantas una pirca de sentimientos, testimonios y adhesiones entre quienes llegan con “Capulí, Vallejo y su tierra” a ese rincón andino y sienten la acogida de los moradores, escuchan las palabras candorosas de los niños, saborean el pan recién horneado y lanzan al aire sus alegrías como retribución por tanto regalo que nos concede la madre tierra, por los aguaceros que siguen lavando las impurezas de los seres humanos, por la poesía que continúa humanizando las palabras y por la fe vertida en cada uno de sus festejos.

Gracias hermano, colega, amigo y camarada. Mira todo lo que has llegado a ser para nosotros. Los que te hemos conocido de pequeño, los que te escuchamos una vez recitar en la escuela a Rubén Darío los versos “Del Trópico”, ¿recuerdas? Los que no sabíamos que ibas guardando en tu morral experiencias vividas para después mostrarlas como herencia de lo que te hizo hombre, maestro, poeta y luchador de la palabra que convoca y del verso que redime. Admiro en ti cómo sigues siendo santiaguino a pesar de ser un trotamundos. Te renuevo mi amistad y mi aprecio.

 

CARLOS MANUEL CASTILLO MENDOZA

 

 NAVIDAD

                                                                     Por: Norka Brios Ramos

 

                                                                                                  Fiesta            

                                                                                         de Amor y Paz

                                                                                de los niños su candor,

                                                                              grata alegría para todos,

                                                                  Navidad, remanso de paz y perdón.

                                                                  En Belén, una estrella resplandece

                                                          y muchas ilusiones en cada hoja del árbol,

                                                           bajó del cielo llenando  al mundo de paz.

                                                              El niño Jesús, nace en Belén ese Belén 

                                                      es nuestro corazón preparemos el nacimiento 

                                          con el corazón limpio lleno de  alegría, la noche despierta

                                                   con la sonrisa de un niño sus cristales se abrirán 

                                              en un sueño que más tarde cobijaran recuerdos de una

                                                                                        Navidad feliz. 

                                                                                       El niño Jesús

                                                                                           ha nacido

                                                                                         sembrando 

                                                                                arboles de colores

                                                                                 muchas ilusiones

                                                                            en nuestros corazones

                                                                                 un tren de amor

                                                               Así quedará en nuestras mentes 

                                                            llevando perdón en esta NAVIDAD.!

                                                       

                                                                      ¡ FELIZ NAVIDAD!- 2017

 

                                                                                Nobrira

 

SOLO FUE UN BESO (Microrrelato).

 

Por Andrés Fornells (España).

FUENTE: Tiempo Nuevo: Addemar Sierralta. Blog de NALO Alvarado Balarezo.

 

Jamás sabrás, Eloísa, lo que me hiciste aquella noche en la oscuridad del portal de tu casa, cuya farola más cercana dejé ciega de una certera pedrada. Yo apenas comenzaba a intuir los misterios, la magia del amor, todavía más presentidos que experimentados por mí. Tú ya habías saboreado muchos besos antes del mío. Tenías novio. El beso mío era primerizo, pero qué fuego llevaba, qué ilusión, que apasionamiento, qué entrega. Las gloriosas sensaciones que me produjo ese beso aún perduran en mí. Supongo que te divirtió coquetear conmigo, embelesar mi cándida inexperiencia.

 

Volaron los años, el polvo del tiempo cubre de olvido nuestra memoria, se olvidan innumerables acontecimientos hermosos, únicos. Nos crece la cizaña de las frustraciones, las penas y las desdichas. Pero, Eloísa, ese beso que nos dimos en una oscuridad cómplice, ha logrado el milagro de pervivir conmigo igual que la eternidad.

 

Daría los tesoros que no tengo por saber si tú lo has recordado alguna vez y has sentido la misma añoranza dolorosa que sigo sintiendo yo. “Solo fue un beso, un simple beso”, dirán los insensibles, los inconmovibles, los prosaicos, que nunca han puesto su alma en una caricia.

 

Cuando pasabas por la calle, cogida de la mano de tu novio, me mirabas de reojo y en tu boca de grana y miel aparecía una levísima curvatura comparable a la de la Gioconda que cada cual puede interpretar como le viene en gana.

 

Yo era demasiado joven para ti me dijiste al declararte yo, impulsivo y precoz, el exaltado amor que me inspirabas. Fuiste buena samaritana al no decir que te era imposible amarme, porque yo te era indiferente.

 

Eloísa al escribir estas cortas líneas me anima la remota, ilusa esperanza de que tú las leas y, porque sigo creyendo en los milagros, recuerdes que una noche, en la oscuridad del portal de tu casa nos dimos un beso, y en ese beso yo te entregué mi alma entera.

También te podría gustar...