RARO MAL DIEZMA A LOS PERUANOS

La enseñanza se aprende,
la teoría se memoriza,
más el ejemplo arrastra.

Este simple razonamiento nos induce a pensar ¿Qué está pasando en el Perú de mis amores?
Siempre ha existido la corrupción en nuestro país, según la negra historia, con Piérola, los Prado, no hace mucho Montesinos y otros más; pero nunca como ahora que siguen la secuencia de período a período gubernamental como si fuera una herencia maldita.
El sello inconfundible de los corruptos llegó a Palacio de Gobierno: los dos períodos de García, la dictadura de Fujimori, Toledo, Ollanta y ahora Kuczynski y todos, antes de sentarse en el sillón de Pizarro o estando sentados muellemente en él.
Ante esta situación es explicable la actitud de los pequeños mandamases de provincias que también quieren verse en el mismo espejo de hacerse ricos de noche a la mañana y sin mucho esfuerzo, con la única condición de que deben tener la lengua viperina y ser medianamente demagogos para engatusar a la gente de a pie y a los analfabetos o los que reciben por necesidad alguna chuchería a cambio de su voto.
Y esto ha dado buenos resultados desde cuando se empezó a regalar almanaques o cajitas de fósforo.
Pero a los candidatos hubiera sido un insulto darles fósforo o almanaque, por lo que ODEBRECHT prefirió dar dólares que les dio buenos resultados.
Por las declaraciones de Jorge Barata, ex superintendente de la empresa brasileña en el Perú, entregó: a García 200 mil dólares; a Toledo, 700 mil dólares; A PPK, 300 mil dólares; a Keiko, 1’200,000 mil dólares, a Ollanta 3’000,000 de dólares y a la Villarán que propiciaba el NO para no dejar la Alcaldía de Lima, 3’000,000 de dólares.
Ante este diluvio de dólares ¿qué podía esperar un cacique provinciano, pues seguir el mismo ejemplo de los gobernantes y esquilmar los dineros del pueblo como el caso de César Alvarez en la Región Ancash que lo desapareció por arte de magia la friolera de 13 mil millones de soles comprando conciencias o tal vez el alma de los jueces, policías, fiscales y todo cuanto tenía en su camino con tal de lograr sus propósitos endemoniados.
Esta muestra de botón que se ha confirmado por declaraciones de Barata, es de una empresa extranjera y si se investigara lo aportado por las empresas peruanas, sin duda que las estrellas del cielo faltarían para contar las coimas entregadas a los candidatos o ya cuando eran autoridades o funcionarios.
Este mal pernicioso que se ha enquistado en nuestra patria, no tiene remedio, ni antídoto es peor que el cáncer.
Es el mal del siglo que casi con todos arrastra a la fosa común hedionda y terriblemente contagiosa.
Ni el Ejecutivo ni el Legislativo están con la capacidad moral como para seguir en sus cargo9s, pues entonces ¡Qué esperan sus inquilinos! Aún tienen cara de seguir hablando de honradez y favorecer e}al pueblo y de querer postular nuevamente en los próximos comicios?. Siete veces siete suelas deben tener en el rostro…

¿No habrá un día en que la corrupción que tanto daño hace a los pueblos que sea lapidada o por lo menos vencida?
No hay que perder las esperanzas porque hay un dicho: “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista?
Entonces, estos sátrapas envueltos en papel “suave”, serán olvidados o por lo menos recordados en la negra historia de los pueblos.

También te podría gustar...