LO DE SIEMPRE: NINGUNA AUTORIDAD TOMA EN SERIO DERRAME DE RELAVE MINERO EN RECUAY

Desde el sábado 3 de marzo en que se produjo el derrame de relave minero de la empresa minera Lincuna, hasta la fecha, ninguna entidad estatal se ha pronunciado al respecto por los graves daños que ocasiona al medio ambiente y a la vida de los pobladores de Huacapetí, Tucuhuaín, Socopampa, Pampacancha y otros.
Precisamente aquel día, se precipitó cuesta abajo más de 50 mil metros cúbicos de relave minero de propiedad de la empresa minera Lincuna hasta llegar al río Santa.
En su momento se hiso presente la congresista María Elena Foronda Farro, quien, luego de constatar la magnitud del desastre, demandó la intervención de las autoridades y prometió denunciar el hecho ante el Congreso.
Sin embargo, hasta el día de hoy, parece que las autoridades quieren olvidar el asunto como si nada hubiera pasado y punto final.
Están obligados a actuar con drásticas sanciones a la empresa el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), la Autoridad Nacional del Agua (ANA), el Ministerio de Energía y Minas, el Gobierno Regional de Ancash, las Municipalidades de Recuay, el Minuisterio de Salud, la Prefectura de Ancash y la Sub Prefectura de Recuay.
Se sabe que familias enteras se están trasladando a las partes altas para evitar que sus ganados se contaminen con las sustancias toxicas que se usan en la minería.

También te podría gustar...