DIA MUNDIAL DEL AGUA

Danilo Sánchez Lihón

Me había olvidado lo que es
un vaso de agua.
César Calvo

El agua sana, da vida y salva. Es dócil, es buena, es entrañable; y es servicial al hombre.
Sin embargo, las aguas que calman la sed de mi pueblo han sido vendidas, rematadas al martillo, han sido enajenadas y puestas tras muros y cercos armados; y tras las rejas.
Han sido encarceladas tras alambres de púas, para servir a las minas, y convertirlas en aguas ácidas y envenenadas; quitándolas y arrebatándolas de su función primordial y sacrosanta, cuál es de calmar la sed de la gente y hacer que fecunde la tierra para darnos sus frutos en vainas, racimos y espigas.
Y siendo así esta es una hora aciaga, en que yo debo denunciar. Y denuncio. Y hago de esta una condena a un hecho criminal y macabro.
Señalando que hay una mano perversa en todo esto. Y lo perpetran a todas luces. ¿Quienes? ¡Quienes fueron elegidos para defender el bien público!
Y, ¿quién es él, o ella, o ellos? La gente del gobierno.

2. La condena
del Dante

Quizá por eso Dante Alighieri concibió el círculo más atroz y vergonzoso de su Infierno para confinar en él, enterrándolos en hielo que arde, mucho peor que el fuego que trepida, a todos los tipos de traidores, desde Caín.
Pero mucho más, Dante hizo una alquería especial, más espantosa que todas las imaginables, para los que traicionan a la patria. Y es verdad, porque quienes traicionan al pueblo son los peores felones. Y por una ecuación simple:
Porque ellos primero rogaron nuestra confianza, nos aseguraron todo tipo de recompensas, en este caso si votábamos por ellos. Y que, pese a que juraron su adhesión a la causa popular, aun así, nos dieron las espaldas, tramaron nuestra muerte vendiendo las aguas, y con ello poniendo al remate hasta nuestra sed y nuestro aliento, como en este caso al vender las lagunas alto andinas de mi comarca.
Para esos pérfidos Dante vislumbró un lago, para hundirlos eternamente y condenarlos, porque son los peores perversos, porque reclamaron primero nuestra confianza, votamos por ellos y luego maquinaron contra nosotros para dejarnos incluso sedientos.

3. El noveno
círculo

Ese lago helado del noveno círculo del infierno es el Cocito, hecho precisamente del “agua de minas”, que es la preferencia de las autoridades de uno y otro gobierno que se han sucedido en la administración de nuestro país.
Dante a ellos los hunde en lo que tanto les gusta y entusiasma: en los relaves; que aquí los están creando por todas partes. Y echando a los ríos que cambian de color, y se tornan amarillentos y rojizos como de sangre enferma
A los traidores a la patria por eso Dante los hunde en el círculo más feroz y abominable del Infierno.
Y si lo puso allí el Dante es porque la actitud de ser felón, tránsfuga y desertor era una práctica frecuente en el contexto de su época, porque así no es el comportamiento nuestro, del mundo andino, sino que nos ha venido de Europa.
Aquella agua que servía para nuestro pueblo ya no podremos verla ni beberla ni tocarla por esta traición, emponzoñándola y tornándola en tóxica.

4. El brote
de los manantiales

En el caso de Santiago de Chuco alrededor del complejo de lagunas que tenemos en la parte alta del pueblo denominado este sitio con el nombre rijoso y frígido, pero a la vez traslúcido de Callacuyán. Aducen que ahora es propiedad de las minas. Y la muestran presa tras las alambradas. Y lo han cambiado de nombre. Ahora se denomina Alto Chicama, para confundir a la gente, ya que esos sitios están más abajo y más allá.
Por esas aguas, antes veneradas, sagradas e intangibles, alguna gente ha recibido una bolsa muy repleta de dinero. Por esos espejos traslúcidos, con esta política de liberalismo alguien tiene las arcas llenas de plata que ya estará agusanada. Así: los cauces de los ríos, los espejos de las lagunas, el brote de los manantiales, ahora son propiedad privada de las compañías mineras. Y esto es macabro, tanto que linda con el máximo perjurio y constituye un hecho aberrante y hasta una maldición.
Pero que lo hayan hecho autoridades, personajes que representan a nuestro país; y estando conscientes de lo que hacían, es más que un crimen. Viniendo de parte de quien no tiene ningún derecho para hacerlo, porque no le pertenece. Y como gobierno debieran más bien salvaguardar lo que es público y de beneficio de la población.

5. Yace
circundada

¿Cuál es el crimen? Que el agua que es nuestra ha sido vendida a las empresas que registran los peores antecedentes de contaminación en el mundo. ¡El agua que es vida, que es luz, y es autenticidad, se ha malogrado, enviciado y prostituido!
El agua que es poesía, que es soplo vital y presencia mágica y venerable; que es numen, deidad y hálito sagrado, ¡ha sido ahora envilecida por el vil metal. Ha sido convertida en bolsa de dinero.
El agua, a quien la besábamos cada día. A quien la adorábamos en un porongo o mate de calabaza. O en el borde esclarecido de un vaso de cristal, o de una botella que llevamos a la jornada diaria.
Se la ha vendido para hacerla relaves de minas. Aquella que en recipientes de barro o de porcelana la alzaron nuestras manos fervorosas, ha sido escarnecida.
Yace circundada, encadenada, cercada por una valla de alambres de púas. Las lagunas de los picachos nevados de Callacuyán que son tiernas, inocentes y candorosas, han sido infamemente allanadas, apresadas y vendidas para las minas.

6. De cuyo cauce
he bebido

¡El agua diáfana, cantarina y nítida!, cuyo gorgoteo y canción sublime la escuchábamos arrobados en las acequias; cuya presencia reverenciaron nuestros antepasados, y cuyos canales se limpiaban bajo el compás de tinyas y pincullos en el trabajo comunal, ha sido ofendida.
Por ella salíamos a bailar como ella baila en las cascadas. Esa doncella, esa niña, esa madre amorosa ha sido objeto de negocio, de compraventa y escarnio.
Y alguien ha recibido mucho dinero a cambio de ella.
En el caso de mi pueblo, han sido vendidas para explotar las minas ahora a cargo de una compañía minera extranjera. ¡Siempre los depredadores son extranjeros! Que son los mismos que aquí corrompen.
Las pacarinas que proveen de agua a nuestros caseríos, con las cuales conecta la acequia legendaria denominada “Acequia del pueblo” O “Vicente Jiménez” y de cuyo cauce he bebido agua durante toda mi niñez, y que era de inviolable propiedad comunal, han sido vilipendiadas por cheques y monedas subrepticias, por pagarés y coimas.

7. Nada
es claro

Pero, ¿quién remata de ese modo? ¿Quién negocia con el Perú? Venden los funcionarios del estado del partido político de turno, que han pasado a ser rematistas, martilleros y viles subastadores de lo más genuino que tenemos y que somos. Quienes creen que el Perú, por el hecho de haber salido elegidos, es su presa, su botín y su mesada. Se reúnen en alguna cueva y allí transan. Y extienden las bolsas, como los ladrones de los cuentos y de las fábulas. Y como tienen el poder en sus manos emiten entonces resoluciones, dictámenes, decretos legislativos y contratos amañados.
¿Eso somos nosotros? ¡No! Eso nos viene de afuera. Para eso nos invaden y conquistan. Para eso ellos mismos inventaron el Infierno y el Cocito, porque han sido los que más lo han sufrido y ahora nos lo aplican a nosotros. Ahora bien, en donde nada es claro. En donde todo es oscuro. Nada se conoce, todo es tenebroso. Hay una cortina de humo entre los hechos y las miradas. Y las manos que se esconden.
Pero las evidencias son contundentes. Los resultados aquí están. Los cercos de alambres de púas son tangibles y están por todas partes. Las lagunas altas que dan agua a mi pueblo, Santiago de Chuco, de dónde venía el agua que calmaba nuestra sed, el agua que es de Dios, que es Dios mismo, y que ahora están cercadas por alambradas en donde se ostenta el rótulo de ser ahora propiedad privada.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO EL MAIZAL Y OTROS RELATOS,

DEL PROFESOR ELIO ALFREDO MACHADO PAREDES

(CLUB ÁNCASH, JUEVES 05 DE ABRIL DE 2018 – 6 PM)

Con el fin de contribuir a la cultura ancashina y peruana en general, la familia Machado Marcelo y la Editorial Ornitorrinco organizan la presentación póstuma del libro El Maizal y Otros Relatos, escrito por el docente, intelectual y dirigente Elio Alfredo Machado Paredes.
El presente evento que convoca a la colonia ancashina y peruanos en general, se cristalizará el jueves 5 de abril del 2018 en el auditorio principal del Club Ancash ubicado en Jr. Horacio Urteaga 660, Jesús María de 6 p.m. a 9 p.m. y contará con los acuciosos comentarios del dramaturgo y escritor Áureo Sotelo Huerta, y del poeta y escritor Bernardo Rafael Álvarez. Mayor información con la coordinadora general del evento la economista y catedrática Betty Fani Fernández Gallarday 999889326.

Don Elio Alfredo Machado Paredes fue Profesor del Centro Base Nº 88155 del distrito de Pallasca, siendo su director de 1980 a 1984, ocupa el cargo de Director de Educación de la UGEL de la provincia de Pallasca en 1989, ha sido Secretario General del SUTEP – Base Pallasca en 1971, y ha recibido la condecoración los Laureles Magisteriales Ancashinos en 1985 por el club Ancash. De 1989 a 1993 ha sido secretario general del Centro Pallasca (distrital), y de 1991 a 1992 fue Presidente de la Federación Provincial Pallasquina en Lima, es Alcalde Distrital de Pallasca en 1979, y Presidente de la ONGD “Solidaridad y Amistad Andina” de Madrid – España en el año 2009, entre otros.

Atentamente,

CONSEJO DIRECTIVO DEL CLUB ANCASH

Dr. Pablo Flores Guerrero – Presidente del Club Ancash

Dr. Cristian Carpio Bazán – Director de Imagen Institucional y Relaciones Públicas del Club Ancash

Dr. Filomeno Zubieta Núñez – Director de Cultura y de Extensión Artística y Folklore del Club Ancash

EXAMEN DE QUÍMICA
En el examen final del curso de química, la pregunta fue:
¿Cuál es la diferencia entre una solución y una disolución?
La respuesta del alumno más aplicado fue:
-Si colocamos dos de nuestros políticos en un tanque de ácido, para que se disuelvan, eso es una DISOLUCIÓN
Pero si los colocamos a TODOS, eso es una SOLUCIÓN.
La nota para este brillante alumno fue 20. Y si la fórmula es tan sencilla, por qué no lo aplicamos para con nuestros “Padres de la Patria”?.

También te podría gustar...