DON PORFIRIO “CENTENARIO”

Hace unos días, el Maestro Dn. Porfirio Valverde Reynalte, acaba de apagar 100 velitas de igual número de años vividos intensamente en forma ejemplar y pletórico de acción a favor de los suyos y de la comunidad en que vive.
Con este motivo, sus diez hijos han ofrecido una recepción a las autoridades, distintas delegaciones de ex alumnos de Lima, Chimbote, Cusco, amigos, parientes y vecinos para darle una cálida fiesta donde reinó la alegría y el entusiasmo.

NUMEROSA FAMILIA
De la pareja, Porfirio Valverde y la dama huaracina Tomaida García, nacieron diez hijos: Edgar, Pablo Américo, Marco Antonio, Porfirio, Felipe, Manuel, Fidel, Rubén Renato, Arturo y Priscilo Valverde García que labraron sus destinos con esfuerzo y tesón. De cada uno de ellos, una vez que encontraron sus parejas les dieron 20 nietos y 14 biznietos.

CONDECORACIÓN

La nota saltante, fue la Condecoración que le hizo el Colegio de Profesores del Perú, Consejo Regional de Ancash, cuyo Decano, el Prof. Santiago Matos Colchado le impuso la medalla de la Orden en máximo grado por cumplir una vida digna de ser imitada por las presentes generaciones y las venideras que tienen que ver en él a un educador de mucha trayectoria.

AÑOS FLORIDOS

Dn. Porfirio recuerda los mejores años de su vida, como que egresó de la Escuela Normal Rural de Tingua en la provincia de Yungay en 1940 con Diploma de Normalista de Segunda Categoría junto a una promoción de brillantes profesionales como el historiador Claudio Augusto Alba Herrera, el músico Alejandro Collas Paucar, el Diputado y luego Senador, Domingo Ángeles Ramírez; el periodista Cristóbal Bustos Chávez, y otros de gran valía.
Igualmente se recuerda que el primer lugar donde prestó sus servicios como Preceptor fue en la Escuela Elemental de Varones de Yanaoca, capital de la Provincia de Canis-Cusco donde fue recibido con singular deferencia por ser el primer normalista que llegaba a ese lugar muy cercano al caserío de Tungasuca, tierra del legendario Túpac Amaru. Recuerda, que fue elegido por el pueblo como orador principal al conmemorarse el 161 aniversario de la Revolución de este caudillo, cuyo discurso mereció ser publicado en “La Verdad” de Sicuani, capital de Canchis.

OBRAS SON AMORES

Una vez trasladado a su tierra natal, el distrito huaracino de Pampas Grande en la zona de las Vertientes, fue elegido Alcalde, logrando conectar su pueblo con Cajamarquilla, capital del distrito huaracino de La Libertad, con una carretera de más de 30 kilómetros, trabajado con pico y lampa. Los almanaques consignaban 1976 y más tarde fue bautizado, por Decreto de Alcaldía como carretera “Porfirio Valverde Reynalte”.
Para orgullo de los Pampasgrandinos, Dn. Porfirio perteneció a la Sociedad de tiro 314 de Pampas Grande donde cosechó muchos lauros.
Igualmente en 1987 donó al Museo Arqueológico de Ancash, más de 30 piezas líticas entre porras, hachas, piedras labradas, morteros, etc. los que fueron coleccionados pacientemente, gesto que fue reconocido por el Director del Museo Arqueológico de Ancash, César Aguirre Chan Juí.
Cuando caprichosamente fue cambiado de nombre el distrito, Dn. Porfirio y varios vecinos, gestionaron la restitución del nombre primigenio de Pampas Grande, que se hizo efectivo por ley N° 29846 en marzo del 2012.
A pesar de su edad, don Porfirio Valverde es un activo dirigente barrial de la Urbanización “Los Jardines” de la Cooperativa de Vivienda “Unión y Progreso” de Vichay al Norte de la ciudad de Huaraz.
Durante el festejo por sus 100 años de vida, alguien dijo: “Cómo los pueblos, quisieran tener un ciudadano como el profesor Porfirio Valverde Reynalte, para transformar a nuestros pueblos y dar felicidad a sus ciudadanos”.
Honor a quien honor se merece.

También te podría gustar...