VIDAS…TANTAS COMO LAS DE YESENIA

Se asegura que el gato tiene siete vidas, porque siempre cae parado.
A pesar de que la lluvia le ha sorprendido jugando con las ratas y ratones, al poco momento está seco como si nada le hubiera pasado, fresco como la lechuga.
A veces siente, sin duda, que su cuerpo huele porque nunca se baña, pero unas cuantas pasadas con su propia lengua, suficiente y basta para que crea que está perfumado, oleado y sacramentado para ir a la fiesta.
Y en eso que da la vida, surge una gata a la que ponen por nombre Yesenia, nombre raro entre los cristianos, pero en fin, así lo quisieron los padres.
Terminó primaria…raspando, con once de compasión.
El primero, segundo y tercero de secundaria, dice, en la GUE Luis Fabio Xammar, repitió los calificativos ante un generoso y compasivo jurado que gustaba mucho del agua tibia.
¡Oye!…pero la chica era hábil.
Efectivamente, era hábil para “chamullar”, mentir, salerosa como ella sola para convencer que todos creyeran lo que ella aseguraba.
Y si dudan, pregunten a los integrantes de su promoción “Los Fantasmas” de 1996 del Colegio Luzuriaga de Puente Piedra-Lima, donde su ex director le decoló con toga y birrete por la irrisoria suma de 10 mil soles.
Ah, entonces el estar en el congreso tiene sus méritos.
Claro que sí, al punto que la mayoría fujimorista archivó el caso de Yesenia en un blindaje sucio y descarado en la comisión de ética presidido por Juan Carlos Gonzales Ardiles, que dio su voto dirimente para salvarlo de la tormenta.
Votaron en contra los congresistas: Mauricio Mulder Bedoya (Apra), Eloy Ricardo Narváez Soto (APP) y Alberto Eugenio Oliva Corrales (PPK).
Votaron a favor los fujimoristas: Milagros Emperatriz Salazar De la Torre, Milagros Takayama Jiménez y Juan Carlos Eugenio Gonzales Ardiles que al suscitarse el empate, dio su voto dirimente a favor de Yesenia.
Oiga, pero Juan Carlos Eugenio ha preferido renunciar a la comisión de ética.
Es que la protesta de todos los sectores por archivar un caso visiblemente inmoral, le obligó a tomar esta decisión aunque él dora la píldora asegurando que su renuncia es “por razones personales”.
Además, en Ancash hay un caso idéntico al de Yesenia Ponce, el de Enrique Vargas Barrenechea que consignó ante el JNE tener estudios de gastronomía en un instituto superior de Chile, que resultó ser falso. Este hecho mereció la confirmación de la sentencia de cinco años de prisión por la Corte Suprema. Ante esta situación ¿qué corona tiene Yesenia para no estar internada en la universidad?
Aunque no es para regocijarse y mientras estuvo en el “garbanzal” como “asesor” de Yesenia, el susodicho, Aldo Rodríguez, nunca dijo nada; para él, todo lo que hacía su jefa estaba bien, pero una vez que lo despidió del cargo, ahora es todo lo contrario, se ha convertido en enemigo número uno de la parlamentaria y le saca todos los trapitos al aire y amenaza con decir que se ha comprado un vehículo de muchos miles de dólares y que es poco eso de los certificados y el voucher que tiene del depósito que hizo por 10 mil soles para el director que expidió el certificado de estudios, etc. etc.
En buen romance, este señor debe estar en la cárcel por “infidente”, desleal y chantajista, características de mucha gente que medra para luego clavarles el puñal por la espalda o sacarles el ojo, cual cuervo maligno.

También te podría gustar...