POLÍTICOS EN SUECIA

Cortesía: Norka Bríos Ramos
Los diputados federales en Suecia viven en apartamentos de 40 metros cuadrados.
Es espacio suficiente para que los parlamentarios vivan en la capital durante la semana, dice la responsable del sector.
Un único cuarto sirve de sala y de dormitorio. Ningún apartamento funcional tiene lavadora. La lavadora es comunitaria y los diputados tienen que apuntarse en la lista para lavar la ropa sucia.
Algunos diputados tienen aún menos espacio: 18 metros cuadrados.
Aquí hasta la cocina es comunitaria. No hay empleados domésticos y las reglas son rígidas.
“Deje todo limpio”.
Hasta la década de los 90, los apartamentos funcionales no existían aquí en Suecia.
Los parlamentarios dormían en sofás-camas en su propio despacho, aquí en el parlamento.
El despacho del diputado tiene 18 metros cuadrados. Ningún diputado tiene secretaria ni ayudante particular, menos, asesor. Y ningún diputado tiene derecho a automóvil con chofer.
“Yo soy quien paga a los políticos”, dice este sueco.
“No veo ninguna razón para que el dinero del contribuyente sea usado para darles una vida de lujo”.
La residencia oficial del primer ministro tiene 300 metros cuadrados, pero no hay empleados para cuidar de las tareas domésticas.
El portavoz del gobierno dice que el primer ministro plancha sus propias camisas y lava su ropa.
El comentarista político de la televisión sueca revela la tarea preferida del primer ministro: Limpiar la casa.

También te podría gustar...