MÁS ROMPECARROS PARA MÁS PROTESTAS

Algo está pasando últimamente en Huaraz y los pueblos del Callejón de Huaylas cuyas autoridades ediles, muy solícitamente se están preocupando en colocar “rompemuelles”, pero llamados por los choferes como “rompecarros” para evitar, según ellos, la demasiada velocidad de los vehículos.
Hasta aquí, correcto porque así se evitan los accidentes de tránsito.
Pero la protesta de los conductores de vehículos, las frecuentes molestias de los peatones y lo que es más, en jirones y pasajes donde no hay tránsito “pesado”, es absurdo.
Por allí se han filtrado datos por las que los costos son onerosos y desproporcionados por cada uno de estos rompemuelles. En la ciudad de Huaraz, estaría costando la friolera de 9 millones de soles. En algunos pueblos del Callejón de Huaylas cada “rompecarro”, estaría costando 30 y hasta 40 mil soles cada uno, por un poco de ripio, un poco de cemento y una corta extensión.
Muchos perspicaces analistas, señalan que esta ansia loca de construir estos famosos rompemuelles se debe a que los ediles de turno, muy pronto van a dejar sus cargos y van a tener que cantar “tengo una vaca lechera/ no es una vaca cualquiera…/
Y el pueblo les seguirá en coro, pero corrigiendo la letra:
“Tuve una vaca lechera/ no fue una vaca cualquiera…
Y pensar que en las grandes ciudades, sus autoridades se preocupan a que los vehículos se desplacen a una velocidad promedio de 60 Km. hora y los conductores observan esta regla estrictamente, de lo contrario ¡Multa!.
Aquí quieren menos velocidad, más brincos, más saltos y más malestar en los pasajeros. Cero multas.

También te podría gustar...