XIX ENCUENTRO DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Todos ven y oyen, y esos todos callan.

No se atreven a aplaudir, peor a criticar si hay algo que objetar.

Pregonan y resaltan hechos inmundos que para ellos es decir la verdad, cuando la verdad está en sus narices. Prefieren hacer política con los tramoyeros, con los corruptos con los vendepatrias y no con los que visionan mejor porvenir para las mayorías olvidadas y explotadas; con los que han sido obligados a vivir allá en las alturas junto a las estrellas.

Vallejo dijo: …”Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?/ ¡Ah! Desgraciadamente, hombres humanos,/ hay, hermanos. Muchísimo que hacer.

MADURA COMO LA LEVADURA

Y esta sabia intención, no quedó en el vacío, en la nada de nada, sino que Capulí, Vallejo y su Tierra, con Danilo Sánchez Lihón a la cabeza, han tomado entre sus brazos y su corazón y tras XIX encuentros ininterrumpidos de poetas y escritores del mundo, concentrados en Santiago de Chuco, tierra del Patriarca Vallejo, este grupo de gestores y seguidores de los pasos de Vallejo, bien pueden decir con el pecho henchido de coraje y emoción que la obra soñada por el inmortal Chuco, se está forjando y sobre sus columnas maestras tras muchas faenas, se está logrando la hazaña con tesón y constancia de ver revivido en la consciencia peruana el filón de lo que debe ser nuestra Patria.

LA BIENVENIDA DE VALLEJO

Apenas se dibuja en el horizonte la silueta del pueblito de Santiago de Chuco, escondido tras una curva de la carretera, la caravana da un grito de contento y admiración y a medida que avanza el rugiente ómnibus, se lee en el frontis de un artístico arco: “Santiago de Chuco, Capital de la Poesía y la Consciencia Social”. Y luego continúan jardines muy bien cuidados y una alameda de doble tránsito en cuya berma central hay bancas que invitan a descansar. Al lado derecho y como si estuviera meditando

está el patriarca de la poesía, César Abraham Vallejo Mendoza, quien tiene en sus manos un sombrero. Esta clásica fotografía que aparece en los libros, en su tierra es una artística escultura que para nadie es un secreto: está dando la bienvenida a todo aquel que llega a su pueblo.

 

POETAS Y ESCRITORES VENIDOS DE OTROS CONFINES

Y son testigos los poetas y escritores que anualmente arriban a Santiago de Chuco, para, no solo expectar, sino participar de la efervescencia vallejiana que bulle y fermenta en su cuna primigenia, en su diáfano horizonte y en el cantar de cada mañana del “pájaro salvaje”, en el tejado de los recuerdos.

Y los encuentros itinerantes de Capulí, Vallejo y su Tierra no son convocatorias de aldea o de círculo cerrado de solo iluminados, es todo lo contrario, abierto y para todo aquel que ame las bellas letras y que guste intercambiar ideas venidas de otros mundos para hacer del hombre un pensante universal y que abra los ojos ante nuevas corrientes de opinión para perfeccionar lo suyo.

De allí que en el XIX Encuentro han estado presentes delegaciones voluntarias de muchos países, entre ellas EEUU, Brasil, Argentina, Ecuador, Colombia, Santo Domingo, Chile, México y otros más que escapan de la memoria.

A ellos se han sumado delegaciones de literatos de las remotas regiones del Perú cual más entusiastas y vibrantes de emoción.

Hay que confesarlo con hidalguía sobre la participación de los docentes de los colegios de Santiago de Chuco, donde niños y adolescentes entonaban himnos de fe y esperanza despertando la consciencia de los adormecidos ciudadanos.

Y siempre, a la cabeza de esta bulliciosa caravana humana, enarbolando el pendón nacional, el artífice de estas citas literarias, Danilo Sánchez Lihón flanqueado por la siempre bella y esplendorosa Mara García que viene desde los Estados Unidos de Norteamérica donde tiene una Cátedra, Luis Albitres Mendo desde su “Silulo” Cajamarca, Alfred Asís de Isla Negra (Chile), Samuel Cavero Galimidi, Presidente de AEADO. ¿Y cuántos otros que permanecen en la incógnita con diferentes tareas para destacar esta cita mundial.

 

ÚNICO EN EL MUNDO

De todo esto se desprende con meridiana claridad que Capulí, Vallejo y su Tierra, es un certamen de trascendencia internacional indesmayable y férrea, tesudo y pleno.

¿En qué otro país del mundo hay esta clase de reuniones espontáneas y por tanto tiempo?. Generalmente algunos intentos han tenido cierta relevancia los primeros años, pero a medida que han pasado los años, han ido decayendo, lo que no sucede con los encuentros en Santiago de Chuco. Pero sin embargo, tendríamos que opinar a que estas citas sean bianuales o como el caso de los Nobel, cada cuatro años, para tomar viada y arremeter con nuevas y renovadas energías. Después de todo, los organizadores tienen la palabra

 

CLASE MAGISTRAL

         Uno de los pasajes inolvidables, es lo que se vive en la Casa Museo de Vallejo a donde todos se congregan con esa ansia inconmensurable de conocer, palpar, recorrer, respirar el aire y embelesarse con los compartimientos, salas y hasta la cocina donde el Poeta Universal pasó sus primeros años con su familia.

Sus patios, las columnas que dan lugar a esos amplios corredores, sus desvíveles y hasta sus utensilios que sirvió para beber el café o la sopa caliente para recuperar las energías perdidas durante los días de campo o después de las faenas agrícolas junto a los hermanos. La casa de Vallejó, es amplia, con piso machimbrado en toda su extensión. Aún se conserva el poyo que le hizo evocar en tierras lejanas a donde se fue muy joven.

Aquí, Danilo, embelesa narrando los más guardados secretos de la vida de César Abraham con su proverbial conocimiento del tema y luego concede la tribuna libre para que poetas y escritores del mundo den rienda suelta para rendir homenaje a Vallejo Mendoza, cuyo árbol de capulí en el centro del patio, sigue dando sombra y sin duda sirve para urdir nidos a los pájaros cantores.

 

FORJANDO SEMILLERO

Capulí, Vallejo y si Tierra, no solo es patrimonio de poetas y escritores consagrados o en olor de consagración, sino es semillero de futuros cultores del arte y ciencia de escribir. Y lo demuestran recitando poemas de Vallejo, otros ofreciendo danzas costumbristas como Los Pallos.

Y siempre la voz cariñosa de Danilo Sánchez exhortando y dando mensajes de libertad o agradeciendo desde el fondo de su generoso corazón a los maestros y niños del lugar por recibir a los visitantes con cariño, por ofrecerles lo más sabio de sus conocimientos.

Y en el momento menos esperado, un viejo barbado, rasga los aires con un Pututo como signo de hermandad y como si llamara, a los manes de los gentiles, a adherirse a la fiesta de Capulí, Vallejo y su Tierra, de que el espíritu de Vallejo está encasa, tan emocionado con la compañía de todos los presentes.

 

LA CASA DE LOS RECUERDOS

La Casa Museo de César Vallejo Mendoza, es un templo de los recuerdos. En ella está toda la historia de su vida y obra. Desde su nacimiento hasta los relatos muy bien documentados de su producción literaria, su vida de tres meses en la cárcel de Trujillo acusado injustamente de incendiario, su viaje a Europa de donde nunca más regresaría al Perú, sus viajes de España a Francia, a Rusia y otros países europeos, siempre con el “espíritu amustiado por las nieblas de todos los caminos, con su gesto de hombre que ha sentido en sí mismo el dolor de todos los hombres”.

Gracias, destino mío, por haberme permitido conocer la fuente misma de inspiración del más grande poeta de todos los tiempos, César Vallejo, gracias Danilo Sánchez, Mara García, LuisAlbitres, gracias a toda la gente a quienes conocí en este nuevo periplo y gracias queridos Chucos por abrirme sus puertas y conversar conmigo.

También te podría gustar...