AL QUE ENSEÑA EN LOS LÍMITES DE LO INSONDABLE

En memoria de mi Padre

y de mis hermanos Maestros

 

         En el “Día del Maestro”, rindo homenaje al docente anónimo que vence la diaria adversidad con coraje, voluntad inquebrantable y la plena convicción apostólica de enseñar al que no sabe.

 

Sobre un duro pedernal,

un muchacho golpeó,

y a los golpes del martillo,

luz de la piedra saltó.

 

El cerebro de los niños,

es el duro pedernal

más el maestro con cariño

luz y saber hace saltar.

 

         A otros profesionales, en iguales situaciones que la del maestro, por pernoctar un día o una noche (en las heladas punas), son declarados héroes, mártires y les llueve las condecoraciones, las medallas, las resoluciones y tantas otras distinciones. En cambio al Maestro, al educador que vive confundido con la comunidad y sus necesidades, se le olvida. Es un peón más, un héroe anónimo, un soldado desconocido que entrega su vida a la nación.

El que enseña civismo, amor a la patria, respeto a nuestro pasado y se entrega de alma y corazón por el futuro, a este hombre o mujer de heladas punas o enmarañadas selvas, a ese hombre o mujer, nunca se le menciona a pesar de ser el hacedor de peruanidad.

Y lo que es más, al que tiene la llave secreta de los pueblos, como es la educación, no se le da el sitial que le corresponde.

¡Ave Maestro!…los que van a morir, te saludan.

 

DIEZ REFLEXIONES SOBRE EL MAESTRO

 

 1.-Alguien ha dicho con sutil y profunda ironía que el niño es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado y la esperanza del futuro con una rana en el bolsillo. ¿Sabemos algo de esa verdad? ¿Poseemos algo de esa sabiduría? ¿Somos capaces de intuir aquella esperanza?

 

José Portugal Catacora

(Maestro Puneño)

 

2.-Estoy en deuda con mi padre por vivir, pero con mi Maestro por vivir bien.

Alejandro Magno

 

3.-Lo que hace el Maestro, es más importante de lo que enseña.

Karl A. Menninger.

 

4.-Es el supremo arte del Maestro despertar la curiosidad en la expresión creativa y conocimiento.

Albert Einstein

 

5.-Mejor que mil días de estudio diligente es un día con un gran maestro.

Proverbio Japonés

 

6.-Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo.

Whately, R.

 

7.-Los maestros inspiran, entretienen y acabas aprendiendo mucho de ellos aunque no te des cuenta.

Nichlas Spears

 

8.-Un buen maestro en la vida puede cambiar un delincuente en un buen ciudadano.

Philip Wylie

 

9.-la tarea del educador moderno no es cortar selvas, sino regar desiertos.

  1. S. Lewis

 

10.-El principio de la educación es predicar con el ejemplo.

Turgot.

 

PASOS DE MAESTROS QUE DEJAN HUELLA EN LA VIDA

 

 Por Norka Brios Ramos

El Maestro tiene en la mente la sabiduría que siembra la semilla del conocimiento en sus alumnos, y pulsa en su corazón el amor al prójimo las 24 horas del día. El Maestro acuna en su ser la paciencia infinita como prueba de fe, y sostiene en sus manos hacendosas el cimiento educativo del futuro ciudadano.

 

El deber supremo de guiar al educando es el eje luminoso de su vocación magisterial. El Maestro modela con el arte el alma del niño, esculpiendo en cada campanada su personalidad, preparando el camino para un mundo mejor. Camino donde paso a paso va dejando parte de su existencia.

 

Hoy, que celebramos el Día del Maestro, cómo no recordar al ser humano que inspiró mi vocación de maestra: mi madre amada. Ella, con su labor, ejemplo y entrega a la docencia, caló hondo en mi corazón de niña; así, cuando cumpliendo el deseo de mi padre estudiaba Derecho, estando en el quinto ciclo opté por la carrera magisterial, culminando los niveles de Primaria y Secundaria, y con la Maestría realicé la docencia universitaria.

 

Había logrado coronar las aspiraciones de mi profesión, pero sentía que me faltaba aprender un poco más sobre el alma humana, en lo mental, lo físico y lo emocional, por eso estudié Psicología Educacional, completando así el proceso enseñanza aprendizaje.

 

A estas alturas de mi vida, satisfecha por la tarea cumplida, no pierdo contacto con los niños y jóvenes, motivada por el privilegio de haber recibido el reconocimiento de Maestro, otorgado por el Colegio de Profesores del Perú en el 2016, todo ello gracias a mi madre, a quien dedico cada peldaño alcanzado en la conquista de mis sueños de niña.

 

Maestra fuente de luz y saber, con liderazgo en su profesión y en el seno familiar, madre trabajadora, artista, poeta  artesana, dramaturga, costurera, pintora, cantante compositora y cocinera, amiga sin par, así era mi madre, doña María Ramos de Brios, natural de la provincia ancashina de Antonio Raimondi. Ella laboró 40  años en la Escuela de Mujeres N° 370  del distrito bolognesino de San Miguel de Corpanqui, enseñando con amor a sus alumnas. Mi madre escribía poemas y canciones para ellas, a quienes enseñó labores de utilidad para la vida, especialmente los días sábados, en su proyecto gratuito llamado “Lecciones de vida”, donde también participaban los padres de familia y los demás niños de la comunidad. Aprendieron tejido artesanal, bordado y confección de camisas, faldas, mandiles, blusas sábanas y almohadones. Utilizaban todo tipo de hilos y fibras de pencas con orden y limpieza. También aprendieron la técnica del teñido con materias primas del lugar, como el nogal y otros frutos silvestres. Del mismo modo las niñas se hicieron expertas en repostería, con ingredientes proporcionados por mi mamá. En horas de la tarde visitaban el mirador de Golmacsón, una meseta de ensueño donde practicaban juegos al aire libre, cerca de los baños de Asiac, quedando oleadas y sacramentadas en sus aguas termales, para la Misa del domingo.

 

Cuando las alumnas culminaban la Primaria mi mamá les cosía vestidos de percalita, tela que no le faltaba como buena aficionada a la costura. Tenía una máquina Singer, hoy en mi poder. Viene a mi memoria don Escolástico, un pintoresco mercachifle que traía a Corpanqui: cortes de telas, anilina y accesorios de costura que mamá adquiría con su peculio para sus alumnas.

 

Mi mamá, como toda maestra de las altas cumbres, nunca recibió medallas, trofeos ni diplomas oficiales, sí el cariño entusiasta de sus alumnas y del pueblo pujante y generoso. Ella fue una mujer ALFA, porque hizo de su profesión un verdadero apostolado. Una tarea nada fácil, pues requiere sacrificio, amor al prójimo y voluntad a toda prueba.

 

Con estas breves líneas de amor filial rindo homenaje a una de las maestras más entregadas a la tarea educadora en el ámbito rural. Gracias Mamá Maestra.

 

 DIA DEL MAESTRO

 

 Por Juan Rodríguez Jara

 Los peruanos recordando nuestros tiempos de escolar que hemos tenido, llegamos a determinar que muchos tuvimos el mismo docente en toda la primaria o cambiado cada año, sin embargo uno despertó nuestra simpatía y estimación por sus cualidades personales, docentes y otros, estos llamados también maestros, preceptores, educadores, etc.; pero nunca se pensó donde estudiaron, cuándo se celebra su día, donde viven y otras actividades de los mismos. En la vida republicana tuvimos gobiernos civiles inclusive maestros que nunca difundieron el significado y la misión de los maestros, hasta que llego el gobierno de un militar que muchas veces se piensa que ellos tienen una tarea específica castrense y que aparentemente se margina del desarrollo cultural de las naciones, no obstante aquello se establece el “Día del Maestro” con fecha 4 de mayo de 1953 por el Presidente del Perú General EP. Manuel A. Odría, estableciéndose el 6 de julio como Día del Maestro, desde aquella fecha debería se resalta la labor del maestro, pero en los colegios de provincia no tuvieron mayor importancia al comienzo de su institución, posteriormente ha sido fecha de grandes festejos de verdadero homenaje, pero esta fecha ha sido tomada por los propios maestros como fecha de reclamos y luchas sindicales; Casualmente el día que se debe reconocerse su trayectoria de educar a la juventud ha sido tergiversando su significado perjudicando la formación de valores y reconocimiento de los alumnos y público en general a los verdaderos maestros.

 

El que suscribe este homenaje, allá por el año 1951 terminaba la primaria con 5to.año paralelo al 6to, éste último se suprimía, de tal manera que estas promociones de primaria no festejaron el día del maestro, sin embargo han sido testigo de la verdadera labor de un maestro como un apostolado del saber que realizan los maestros, muchas veces la carencia de medios hacían que se ingenien para sacar de la ignorancia a los habitantes, al no haber tiza  recorrían al yeso, o piedra de pizarra que existía en algunas vetas andinas, la maderita de los carretes coloreadas para contar, tarros de leche para almácigos, y así hacían maravillas para enseñar.

 

El maestro de aquella época enseñaba las materias del programa, formulando sus unidades de trabajo, incluyendo las fechas cívicas, pre-militar, huerto escolar, educación física, excursiones, actuaciones literarias y religiosas. Como olvidar las grandes veladas en el día de la madre, fiestas patrias, fiesta patronal local y otros, donde moldeaban músicos, artistas y actores.

 

En esta oportunidad debo agradecer como Piscobambino al General Manuel A. Odría  por instituir el día del Maestro y por crear varias provincias en Áncash entre ellas la Provincia de Mariscal Luzuriaga con su capital Piscobamba.

 

Esta vez por el día del maestro guardo en el recuerdo a los destacados maestros de Piscobamba, donde existieron dos colegios primarios nacionales: Centro Escolar de varones Nro.304 y la de mujeres el 309, por donde dibujaron la enseñanza para los ciudadanos futuros de la provincia y gracias a todos ellos, verdaderos maestros que merecen nuestra gratitud y que siguen enseñando con sus ejemplo y sus recuerdos.

 

En todo lugar y tiempo siempre aparecen apóstoles del saber más destacados, es así que esta vez éstas líneas va dedicado a una maestra ejemplar en el firmamento universal y que nos causa mucho orgullo por ser Ancashina.

También te podría gustar...