LA ENCERRADA

Rafael Alberti (Español)

 

                   I

 

Tu padre

es el que, dicen, te encierra.

Tu madre

es la que guarda la llave.

Ninguno quiere

que yo te vea,

que yo te hable

que yo te diga que estoy

muriéndome por casarme.

 

II

 

Porque tienes olivares

y toros de lidia fieros,

murmuran los ganaderos

que yo no vengo por ti,

que vengo por tus dineros.

 

III

 

Todas las piedras del pueblo

las traigo en los pies clavadas.

Vengo

de allá arriba, de tu barrio,

de rondar tu calle,

de guardar tu casa

¡y nadie!

(¿En dónde te escondes tú?)

¡y nada!

 

IV

 

Lo sabe ya todo el pueblo.

Lo canta el sillero,

lo aumenta

el barbero,

lo dice el albardonero,

y el yeguero

lo comenta

en las esquinas con el mulero.

Lo cuenta

el carpintero al sepulturero.

¡Lo saben ya los muertos!

¡Y tú sin saberlo!

 

V

 

Sonámbulo entré yo anoche

en tu jardín. Nadie había.

¿Nadie?

-Sí

¿Qué hacer tú?

-Soñando estoy

un traje para mi boda.

¿Conmigo?

-No.

También te podría gustar...