CRÓNICAS DE MI PUEBLO AGUA BENDITA PARA LOS DIABLOS (*)

Que la gente jure y rejure que nunca ha visto un ángel, arcángel o querubín, pueda que sea cierto. Salvo los que esculpen Olaza o Zegarra en algún retablo

         Peo que con igual énfasis sostengan que no conocen al diablo…al “diablo predicador”, eso sí que es falso de toda falsedad.

Las ancianitas del ayer, afirmaban que tenían temor y pánico al diablo. Muchas sostenían que cuando le echaban el “agua bendita” reventaba con hedor nauseabundo.

Pero hoy abundan los diablos predicadores. Es que en la entrada de los templos, ya no hay la fuente para signarse al llegar o salir de la Casa de Dios. La tremenda crisis, parece que también ha llegado a la iglesia y está contribuyendo a que por donde uno va, se tope a cada paso con un diablo predicador, que dice virtudes y nunca los practica, que habla de inmoralidad y es inmoral. Por eso alguien sostuvo alguna vez ¿quién moraliza al moralizador?

Si l iglesia reimplantara las fuentes de agua bendita a la entrada de los templos, sin duda muchos reventarían en el atrio. Así volvería la salud social por doquier. Estarían tirados los diablos como moscas o como víctimas de alguna plaga; porque hoy resulta que hasta son inmunes a la epidemia del cólera. Nada les hace. Desde la cúpula más alta, hasta el charlatán de mercado.

Resulta que hace unos días estuvo en Huaraz el Dr. Villalobos integrante de la Comisión de Contraloría General de la República. Vino ex profesamente a investigar, escudriñar pruebas de supuestos malos manejos en la Región Chavín. Pero resulta que a la media noche del sábado, justamente estaba libando licor con funcionarios del ente descentralizado. Paradógico y preocupante. Estaba de juerga con quienes iba a juzgar.

Que una persona se eche unas canitas al aire y con su plata, a quién le importa un comino. Pero que beba con quienes estaba en danza por malos manejos, es censurable. Si no era por una caída o de repente un empujón, como es la sospecha del Prefecto Regional, eso sí que es grave. Por eso la Dra. Luz Áurea, Jefa de Contraloría General de la República, ha dispuesto una exhaustiva investigación para encontrar el origen y las circunstancias en que el mencionado funcionario sufrió un accidente hasta presentar un cuadro de “tec trauma encéfalo craneano” que motivó la atención médica en el Hospital de Salud de Huaraz y luego a una clínica local paran ser finalmente evacuado a la Clínica San Borja de Lima por su grave estado de salud.

Mientras tanto se siguen chamuscando los anticuchos y la fiesta continua…todo pagado.

Cero balas, cero puntos para Contraloría y un diablo predicador más en la estofa.

 

(*) Del libro TIRO AL BULL de OCC, pág. 38 al 39. Ediciones KAFE. Esta crónica fue leída en una emisora local y publicado el 08:03:91

También te podría gustar...