TERREMOTO GRADO 10

Les dijimos, y no nos creyeron. Les advertimos y se hicieron los suecos y para mal de todos, ha resultado ser verdad.

Es que no es bueno poner en los edificios de naipes, soberbia y desmesurada autoridad para que todos cumplan a pie juntillas lo que dice la reina de reinas que más parece una dictadura, no de palacio, pero sí a extramuros de congreso.

Por lo visto, se creyó que una mayoría, podía suponer ser dueña de una nación.

Falso…

Que podía sacar y poner presidentes a voluntad.

Equivocada…

Que todos eran sacristanes y saber decir solo, ¡Amén!

¡Ni en la isla!

Y como los choclitos ya estaban maduros, el primero en renunciar a esta escuela del saber, fue el parlamentario Petrozzi, luego la licencia de Salaverry, la dimisión de las voceras Letona, Aramayo y Beteta.

Y seguía moviéndose la tierra…

Y sucede que “cuando el barco se hunde…”

Y Jibaja renuncia a ser asesor de Fuerza Popular.

Y Keiko lleva tres días mirando el rostro del Juez Richard Concepción Carhuancho, quien le infunde un terror que le llega hasta los huesos, así como al Fiscal José Domingo Pérez.

En pleno movimiento telúrico, el Secretario General de Fuerza Popular, José Chlimper, renuncia al cargo porque quiere “dejarla en libertad (A keiko) de nombrar” un nuevo S.G.”

A FP le ha llegado su domingo 7 y su martes 13 o se les ha cruzado un gato negro en su camino “tan bien que estaban”, según los bizcos de FP.

Y como la esperanza, es lo único que no se pierde nos acogeremos al pensamiento de Iván Slocovich, Director del diario Correo: “Los peruanos tenemos derecho a desconfiar de la rama de olivo que lanza hoy el fujimorismo”.

También te podría gustar...