CRÓNICAS BAHIANAS (especial para Tiro al Bull) EL PAPA Y LA NAVIDAD (*)

Enrique Tinoco

Según su Constitución Federal el Brasil es un país laico, pero es innegable que es predominantemente católico, una muestra es que la mayoría de los feriados nacionales son celebraciones católicas. Así, es extremamente importante la voz del Papa en estas celebraciones de Navidad, en su homilía de la misa del Gallo el Papa Francisco, 24 de diciembre de 2018, comienza:

“José, con María su esposa, subió «a la ciudad de David, que se llama Belén» (Lc 2,4). Esta noche, también nosotros subimos a Belén para descubrir el misterio de la Navidad”.

“Belén: el nombre significa casa del pan. En esta “casa” el Señor convoca hoy a la humanidad. Él sabe que necesitamos alimentarnos para vivir. Pero sabe también que los alimentos del mundo no sacian el corazón. En la Escritura, el pecado original de la humanidad está asociado precisamente con tomar alimento: «tomó de su fruto y comió», dice el libro del Génesis (3,6). Tomó y comió. El hombre se convierte en ávido y voraz. Parece que el tener, el acumular cosas es para muchos el sentido de la vida. Una insaciable codicia atraviesa la historia humana, hasta las paradojas de hoy, cuando unos pocos banquetean espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir.”

Que complementará en su Mensaje Urbi et Orbi:

“Y el rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto. No apareció como un ángel, sino como un hombre, nacido en un tiempo y un lugar. Así, con su encarnación, el Hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor, la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad, que todos compartimos en una gran variedad de etnias, de lenguas, de culturas…, pero todos hermanos en humanidad.”

“Entonces, nuestras diferencias no son un daño o un peligro, son una riqueza. Como para un artista que quiere hacer un mosaico: es mejor tener a disposición teselas de muchos colores, antes que de pocos.”

En Curitiba la vigilia “Lula Libre” completa ocho meses y en la víspera de la Navidad (24/12) reúne más de 500 personas con una intensa programación artística, un acto político, una celebración inter-religiosa y la cena de Navidad. Los participantes envían una carta a Lula: “Estimado presidente Lula, alcanzamos hoy 262 días de resistencia a su lado, consientes que, desde el comienzo, nosotros siempre estuvimos enfrentando una prisión política, una continuidad del golpe de Estado originario de sectores entreguistas que no quieren un país con desarrollo, soberanía y justicia social. El futuro es de lucha y no de desesperación. El relato de las visitas que usted recibe siempre nos prueba que es necesario

ver la Historia en movimiento, estar con el ánimo

firme, manteniendo el humor y la esperanza de días mejores. Ellos vendrán. Con Lula Libre, ¡Lula Inocente! Curitiba, 24 de diciembre de 2018.”

Lula responde, también en carta: “Sigamos fuertes, el odio puede estar en la moda. Pero no teman, ni se impresionen con esas personas posando valentones. Su tiempo va pasar, y el verdadero mensaje de Jesús, el carpintero que fue perseguido por los mercaderes del templo, por los soldados y por los promotores de los poderosos va continuar haciéndose eco en cada navidad un mensaje de amor, fraternidad y esperanza. La lucha por un mundo mejor continua. Feliz Navidad. Abrazos de Lula.”

Fallece (25/12) Sigmaringa Seixas, líder fundador do PT, la justicia niega el pedido de Lula para asistir a su sepelio.

Fallece (27/12) Mãe Stella de Oxóssi una de las Ialorixas más importantes del Brasil, líder del Terreiro Ilê Opô Afonjá. (Según Sodré, 1988, Terreiro es una asociación litúrgica organizada, “el tiene en su etimología el significado de herencia: es un bien o conjunto de bienes que se recibe del padre. Pero es también una metáfora del legado de una memoria colectiva, de algo culturalmente común a un grupo”).

Michel Temer entregará la presidencia, que obtuvo a través de un golpe de estado institucional para el nuevo presidente, Jair Bolsonaro, dentro de dos días; cuando eso ocurra terminará el blindaje que le dieron el STF y el Congreso, siendo que ya tiene tres denuncias en las que puede venir a ser reo y seis investigaciones que también pueden ter ese destino; situación que se repite para ocho de sus ministros.

Mientras tanto el “Caso Queiroz” sube de tono cuando el denunciado aparece para dar entrevista a la TV SBT donde se declara inocente, que el movimiento de numerario en su cuenta es porque se dedica a la compra venta de carros usados y que no compareció a las citaciones del Ministerio Publico por motivos de salud, este, el MP, acepta la explicación y posterga la declaración para después de la cirugía a la que será sometido; el diputado federal Paulo Pimenta, líder del PT en la Cámara cuestiona: ¿Si Queiroz pudo dar una entrevista para el SBT, porque no pudo dar una declaración para el MP?”. Miembros del nuevo gobierno, de la oposición y de la prensa, con diferencias de intensidad demuestran incredulidad frente a la declaración y la forma como está siendo administrado el caso; Chico (Pancho en español) Sá, periodista brasileño, resume: “Cuanto y hasta cuando, no se sabe, porque Fabricio [Queiroz] es una mosca, en relación a lo que está en juego […] una mosca que cayó en la sopa de Jair Bolsonaro [y de Sergio Moro]”.

El otro tema interesante es el de la prensa: por un lado, no han podido ocultar el caso de Queiroz, el caso João de Deus no fue suficiente; aparentemente Globo y SBT se estarían enfrentando, haya visto que algunas primicias ahora

circulan fuera de la Globo; pero como “gato escaldado tiene miedo de agua”, es bueno observar con cuidado esta forma de presentar las informaciones; recordemos que, con énfasis en el segundo turno, el trabajo de la prensa fue vital para despolitizar las elecciones, llevarlo al plano de la polarización emocional: petismo versus anti petismo, al punto que la elección gravitó en torno al criterio de rechazo de los candidatos, sin tocar las propuestas de gobierno (Haddad se quedó discursando solo); pues bien, el trato del caso Queiroz puede o debe complementarse con otros detalles que pueden aparecer secundarios, como la divulgación de un video de Jair Bolsonaro lavando ropa a mano, en el centro de la Marina donde estaba descansando y de otro donde, durante una parrillada, juega con una cuchillo apuntándolo contra uno de los empleados y cachacientamente le dice: “Mire aquí. Si yo le hiciera un corte aquí, usted irá ser presidente de la ONU”; solo que estas dos últimas “noticias” son divulgadas por la asesoría de prensa del presidente electo, repetidas, comentadas y utilizadas para profusamente en las redes sociales, a favor y en contra; bien puede ser una estrategia para disponer de una cortina de humo para el caso Queiroz y otras propuestas, inclusive más serias.

Es el caso de la aproximación con el gobierno de Israel, materializado en la visita y presencia del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, en la ceremonia de pose del nuevo presidente con dos anuncios importantes: promesa de trasladar la embajada del Brasil en ese país de Tel Aviv para Jerusalén y la de comprar la tecnología de desalinización de agua para consumo humano de Israel, anunciando que el ministro de Ciencia e Tecnología, Marcos Pontes, viajará a Israel con esa finalidad; ocurre que el Brasil es pionero en esta tecnología, la brasileña Nadia Ayad obtuvo en 2016 el premio Global Graphene Challenge Competition, con su propuesta de filtración y desalinización económica de agua usando grafeno, mientras, de otro lado, el profesor Kepler Borges França de la Universidad Federal de Campina Grande, Paraíba, coordina el Laboratorio de Referencia en Desalinización, que ya instaló más de 3000 aparatos. La sospecha camina por un largo camino de privatizar el consumo de agua, que en el medio y largo plazo apunta al control privado de las dos mayores reservas de agua del planeta en subsuelo brasileño.

La ultimita es la declaración de Bolsonaro de autorizar por decreto la comercialización y el porte de armas.

¡Feliz 2019!

Enrique Tinoco

Salvador, 30 de diciembre de 2018

(*) El título es de la Redacción

También te podría gustar...