LA NANA

Una joven hacendada, se aloja en el mejor hotel de la ciudad llamado “She Ratón” junto a su ama de llaves, a quien había llevado para tener los mejores cuidados y los mimos más tiernos, como lo hacía con su madre.

Se instalan y como el verano estaba muy fuerte y la niña mimada había transpirado, lava sus prendas íntimas y los cuelga en un cordel improvisado.

Al día siguiente llama a su Nana y le pide que le alcance su sueter.

La muchacha va hacia el cordel y no ve ninguna prenda con ese nombre.

-Mamita –le dice- aquí no e’ ninguna “sueter”, como usted lo dice.

-hay María, yo lo estoy viendo desde aquí y si no entiendes qué cosa es sueter, mejor te digo que me alcances mi “sostén”.

María, nuevamente se pone a buscar en el cordel un “sostén” y al no encontrar, le dice a la patrona:

-Mamita, aquí no hay sostén…

-Mujer inútil…ese de color amarillo, ese es mi sostén.

-Hay, mamita –le replica- Esto no es “sostén”, esto es “chichigorra”.

También te podría gustar...