SANTIAGO ANTÚNEZ VIVE

Dentro de los escogidos que cultivan la ciencia, hay un ancashino de se distingue por sus cualidades especiales.

Se trata del sabio Santiago Antúnez de Mayolo Gomero, hijo amado y reverenciado por los habitantes de la Provincia de Aija, enclavado en la zona de las Vertientes.

Sus estudios, teorías y proyectos nunca dejarán de ser actuales y siempre estarán al servicio de su patria, el Perú, país al que conoció tanto como a la palma de sus manos, y la amó como a la niña de sus ojos

         Nadie creyó, que un niño nacido en una zona tan remota como la hacienda Vista Bella, en Huacllán, jurisdicción de la Provincia ancashina de Aija, podría atesorar en su mente tantos conocimientos como el mejor mortal educado con esmero por quienes le rodeaban desde su infancia poniendo la viga maestra para el futuro.

De ese alejado lugar, pasó a estudiar secundaria en el Colegio San Agustín de Huaraz y Nuestra Señora de Guadalupe de Lima, lugares donde dejó pasmados a sus condiscípulos por sus profundos conocimientos.

Antúnez de Mayolo, tenía una virtud de no adquirir conocimientos para él solo, sino que los compartía con quienes le rodeaban con proyección a que sirvieran a sus pueblos.

De allí que desde muy joven entró a ejercer la docencia en la Facultad de Matemáticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Era el año de 1905.

Cuentan sus biógrafos que no contento con este primer peldaño, viajó a Francia para estudiar en la Universidad de Grenoble optando el título de Ingeniero Electricista.

Buscando ampliar el horizonte de sus conocimientos, viajó a Austria, Dinamarca, Suecia, Noruega e Inglaterra donde acumuló experiencias.

Del viejo mundo, viajó a los EEUU donde perfeccionó sus conocimientos en la Universidad de Columbia en Nueva york.

Marca época en la vida del sabio, su regreso al Perú a trabajar en la empresa minera Huallaga-Huánuco donde “elaboró el proyecto de la Central Hidroeléctrica del Cañón del Pato con recorrido in situ, muchas veces atravesando el río Santa por medio de la oroya.

Igualmente es importante el año de 1904, porque fue la época en que se doctoró en Ciencias Matemáticas en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Como todo hombre inquieto y visionario, ingresó a la política, pero por muy breve tiempo, porque su campo era la ciencia, la investigación y la cátedra, dictando clases en la Universidad de San Marcos, en la Escuela Nacional de Ingeniería, en la Escuela de Artes y Oficios. En esta época cultivó la Física, elaboró el plan para irrigar la costa peruana.

Entre sus contribuciones a la ciencia están: creador de la teoría sobre la luz, la materia y la gravitación. Fue la época en que lanzó la teoría sobre la existencia del Neutrón como parte integrante del átomo.

Elaboró visionariamente el aprovechamiento de la caída del agua en Ancash, la teoría cinética del potencial newtoniano, estudió sobre las ruinas de Tinyash en el Alto Marañón, sostuvo la teoría electromecánica de la luz, la teoría de los quanto, el proyecto del Cañón del Pato que ahora es una realidad, desviación del río Chamaya a la costa de Lambayeque, Oleoducto troncal del Ucayali a Bayóvar, divinidad de las culturas de Chavín y Tiahuanaco, y otros estudios más.

Santiago Antúnez de Mayolo, falleció el año de 1968, cuyo deceso causó hondo pesar en los pueblos de Ancash.

Precisamente, su tierra natal, Aija, rindió homenaje a su ilustre hijo este 10 de enero. Fue el Alcalde Pedro Roque Ita, quien tuvo a su cargo el discurso de orden, destacando la luminosa herencia dejada a los pueblos del Perú.

En la ceremonia estuvieron la Subprefecto de Aija Gloria Arellano Mallqui, autoridades provinciales, alcaldes distritales y ciudadanía en general.

En lo que respecta a la Universidad de Ancash, que lleva el nombre de tan ilustre personaje, no se tuvo conocimiento de ningún programa para rendir homenaje al patrono de dicha casa de estudios.

También te podría gustar...