CRÓNICAS BAHIANAS

Los piratas del Tietê ……………………………….……………………..Laerte
“¡Con mil astillazos en la córnea! ¡Estoy de regreso a la vieja taberna! …!traigan vino!” Grita el Capitán mientras golpea la mesa; “ – No somos taberna y no atendemos piratas”, retruca la garzonete; “- No soy un pirata, ¡soy deficiente físico!”; “- ¿tinto o rosé?” .Los Piratas del Tietê es el nombre de una historia de cuadritos creada por el Laerte, cuenta las aventuras de un grupo de piratas saqueadores, que navegan por el rio paulista Tietê, barriento y poluido en la vida real, buscando victimas para saquear o torturar por simple diversión, los personajes centrales son el Capitán, parche en el ojo, pierna de palo y barba cerrada, y Jack, su lugarteniente, narizota, aro en una oreja. Laerte Coutinho es una de las más conocidas y celebradas cartonistas del Brasil, además de “Los Piratas del Tietê” tiene un amplia producción, solo y en aparcería con otros como Angeli y Glauco, en 2010.
El presidente Bolsonaro viajó al Fórum Económico Mundial, en Davos acompañado de tres de sus ministros: Eduardo Araujo, de Relaciones Exteriores, Paulo Guedes, de Economia y Sergio Moro, de Justicia; el diario Gazeta do Povo, de Curitiba, Paraná, describe el viaje como: “Vitrina para exhibir el gobierno de Jair Bolsonaro al Mundo”.
Los registros no validan esa expectativa: de los 15 minutos habilitados para su pronunciamiento (22/01) solo utilizó 06; descontando Gazeta do Povo toda la prensa nacional e internacional analizó el discurso negativamente: Robert Shiller, Nobel de Economía en 2013, dice que: “Brasil es un gran país y merece alguien mejor”, Reuters coloca el titular: “Jair Bolsonaro del Brasil tira fuera de la alfombra de bienvenida para grandes empresas y grandes inversionistas en Davos”, el Financial Times escribe: “[De] Extrema derecha, Bolsonaro busca tranquilizar a los escépticos”, el británico The Guardian: “Bolsonaro alarma activistas del clima con discurso pro negocios”, las redes sociales hacen parte del coro, Sylvie Kauffman, directora editorial de Le Monde y colaboradora del New York Times escribe: “Fiasco de Bolsonaro en Davos, incapaz de responder concretamente las preguntas de Klaus Schwab, 15 minutos de generalidades” y así por delante. Las conferencias de los ministros se realizan normalmente, pero su registro es escaso.
Al día siguiente (23/01), cuando del Brasil llegan noticias poco alentadoras sobre el caso Queiroz, el presidente Bolsonaro cancela la colectiva de prensa prevista, según el asesor de la Presidencia, Tiago Pereira Gonçalves, debido al “abordaje antiprofesional de la prensa”. Horas más tarde Bolsonaro participa de una colectiva de prensa, junto con el presidente de Colombia, Ivan Duque, la vicepresidente del Perú, Mercedes Araoz y de la ministra de Relaciones
Exteriores del Canadá, Chrystia Freeland, para apoyar Guaidó, autoproclamado presidente interino de Venezuela.
El PT y todos los grupos de izquierda se posicionan contra esa manifestación, Guillerme Boulos – PSOL, resume: “Bolsonaro apoya el golpe en Venezuela al reconocer Juan Guaidó como presidente. Con eso la diplomacia brasileña se convierte en extensión del Departamento de Estado de los EUA. La crisis venezolana necesita una solución democrática y pacífica, sin injerencia externa”. Discuerda, desde la derecha, Fernando Henrique Cardoso: “Aun cuando creo que soluciones políticas deban ser del país, no hay como callar: es necesario devolver al pueblo la libertad y la democracia, que le fueron usurpadas. ¡Todo el poder a la Asamblea Nacional para convocar elecciones sin fraude. Basta!”
El día anterior (22/01) el Jornal Hoje, principal de la TV Globo, dedicó gran parte de su espacio a detallar los vínculos del senador electo Flavio Bolsonaro con milicianos sospechosos de la muerte de Marielle Franco: el capitán Adriano y el mayor Ronald Pereira, acusados de comandar la “Oficina del crimen”, fueron homenajeados por Flavio Bolsonaro en la Asamblea de Rio de Janeiro, siendo que el primero recibió la medalla en la cárcel, porque estaba preso; la Folha de São Paulo confirma la información y el diputado emite una nota de protesta, argumentando que es una orquestación para afectar al presidente.
El periodista Fernando Brito en el periódico digital Tijolaço (21/01) cuestiona el porqué del desentendimiento entre Bolsonaro y la Globo; propone que fue la pauta “moral” y el elogio a la dictadura que fue esencial para Bolsonaro en la campaña y su alianza con las corrientes evangélicas fundamentalistas que, curiosamente, poseen red de radio, TV y midias sociales; Brito considera que hay saldo positivo: el haber sacado del palco la reforma de la seguridad social y la venta del patrimonio nacional [¿será?]. Llevando en cuenta otros elementos, como las actuaciones del vicepresidente, general (r) Hamilton Mourão, el silencio de Sergio Moro con relación a temas de justicia que son de su pasta, la articulación del grupo militar en el gobierno, la entrada de la CNN en el Brasil que tiene entre sus socios un sobrino del obispo Edir Macedo, Wilson Roberto Vieira Ferreira, en su Blog, Cinegnose, analiza (27/01):
“En este momento los roces de la Globo y Folha [de São Paulo] contra el clan Bolsonaro es más un episodio de esa novela: la pobreza cognitiva de Bolsonaro (y del propio clan) es tan evidente que no percibieron en sus cálculos políticos que, como egresados de la corrupción del bajo clero (milicias y trafico), no son bien venidos a las mesas elegantes de la “Casa Grande”
[oligarquía brasileña] – especializados en la alta corrupción de contratistas y puertos.”
“El clan Bolsonaro fue apenas el medio para que el proyecto neoliberal (malo de voto en cualquier elección democrática) pasase incólume en una campaña electoral sin debates. El vice general Mourão es el núcleo duro militar y racional que garantizará la permanencia del proyecto de la pulverización de derechos y garantías sociales con las “reformas” visadas por la “Casa Grande” (banca financiera y gran midia).”
La rutina nacional continua: el MPF envía carta (21/01) al ministro Sergio Moro pidiendo medidas urgentes de protección a comunidades indígenas; llega denuncia de invasión de tierras indígenas en Rondonia (12/01); Arabia Saudita deshabilita (22/01) 33 frigoríficos (de 58) que exportan carne con ese destino; el ministerio de agricultura otorga permiso para comercializar 40 agro tóxicos, según el Diario Oficial de 10 de enero…
A Compañía minera Vale informa (25/01) el rompimiento de una represa en la Mina Feijão, en Brumadinho, Minas Gerais, que ha puesto en marcha el Plan de Atención a Emergencias y llamado al Cuerpo de Bomberos, que su prioridad es preservar la vida de sus empleados y de integrantes de la comunidad. Esto acontece dos días después del ministro de Medio Ambiente (23) criticar la política de creación de áreas protegidas, mientras en otro evento el nuevo gobernador de Minas Gerais conmemorar que la minera Vallourec estuviese ampliando su explotación en Brumadinho. Bolsonaro comienza diciendo que ese “accidente” no tiene que ver con el gobierno, después se retractará, antes de someterse a su cirugía y de negociar el apoyo del ejército israelense para las labores de rescate; el gobernador dice que ”solo se rescataran cuerpos”. El resumen trágico es de (hasta el momento) 84 muertos y 276 desaparecidos, no fue una sino tres represas que se rompieron, sus impactos comprometen la cuenca del rio Paraíba del Sur.
El presidente Bolsonaro es sometido a una operación quirúrgica con éxito, mañana regresa a su oficina.
Fallece el hermano de Lula, Genival…hasta el momento de cerrar esta crónica (20:00) le poder judicial, jueza, Ministerio Publico, TSJ hacen alarde del uso de leguleyadas para no permitir que Lula acompañe el entierro.
Hasta breve.
Enrique Tinoco
Salvador, 29 de enero de 2019

También te podría gustar...