HACE 50 AÑOS QUE SE DESCUBRIÓ JANCU

Hace 50 años, para ser más exactos era un 1 de febrero de 1969, un grupo de personas del centro poblado de Jancu, encabezados por el estudiante universitario de entonces, Javier Cotillo Caballero, descubrieron los restos arqueológicos de aquel paraje enclavado en las faldas de la Cordillera Blanca a 15 kilómetros al Este de la ciudad de Huaraz.

El hallazgo fue apoteósico y las autoridades ediles, políticas, educativas, estudiantes y el público en general, se vieron bendecidos por la portentosa herencia que nos dejaron los habitantes de aquellas heladas tierras.

El mito acuñado por los españoles de que el hombre primitivo de América era ignorante, cayó por su propio peso ante las evidencias halladas en Jancu entre finos ceramios, plumaje de oro, macanas de piedra etc. que fueron celosamente cuidados por los descubridores por ser el más fiel testimonio de la inteligencia y grandeza del morador cordillerano.

 

¿FUE UNA EMOCIÓN MOMENTÁNEA?

Antes del 1 de febrero de aquel entonces, nadie sabía de la existencia de Jancu, pero cuando se puso en evidencia su descubrimiento y al ver las reliquias guardadas por siglos bajo una enorme roca, saltó a la palestra y se desmoronó su anonimato.

El ingreso a la ciudad de Huaraz por el séquito de personalidades de Jancu, que en fuertes hombros cargaban en una “quirma” las joyas halladas, seguida de hombres, mujeres y niños con sus vestimentas típicas y animados por cajaflautas, despertó aún más la curiosidad de los citadinos que no dejaban de mostrar su asombro al ver los testimonios de una raza milenaria.

Uno de los más entusiastas, fue sin duda el Dr. Hugo Pareja Meneses, por entonces Presidente de la Casa de la Cultura de Ancash que no escatimó esfuerzo alguno para adecuar la Sala de Lectura de la Biblioteca Municipal a fin de que allí se exhibieran las reliquias halladas, todo con su propio peculio.

Primigeniamente se programó la exhibición de los restos hallados en Jancu, durante un mes, pero era tanto el entusiasmo del público de Huaraz, el callejón de Huaylas y otras ciudades del Perú, entre ellos historiadores, que se prolongó por mucho tiempo más

 

¿EN EL TIEMPO TRANSCURRIDO ALGO SE HA HECHO POR JANCU?

         La emoción vivida durante los primeros años después del descubrimiento de Jancu, fue fruto del momento solamente o dejado al azar? Algo nos hace pensar que sí. Pero no contaron con que el principal protagonista del hallazgo, Javier Cotillo, tenía la más certera convicción de que Jancu tendría historia perdurable no obstante la pereza mental de las autoridades del sector Cultura que como en todos los casos se duermen en sus laureles y dejan que el tiempo, el clima y la incuria destruyan nuestro pasado, a excepción, si son rentables.

Hasta la fecha, Jancu, lejos de ser una reliquia histórica de mucho valor, se ha ido depredando paulatinamente y más bien, inexplicablemente, el sector Cultura ha crecido burocráticamente. Huelgan mayores comentarios.

 

Sin embargo, en un pequeño reportaje al autor del descubrimiento, hemos logrado captar su desazón y amargura por el estado actual de Jancu que será publicado en nuestra próxima edición.

También te podría gustar...