LOS AMIGOS

Los amigos, como suele suceder siempre, se reunieron para hacer chanza entre ellos.

El más palomilla puso el tema en debate. Los apodos:

-A tí te llaman “tumpush”, le enrostró a su amigo más querido.

-¿Por qué?, preguntó el del lado

-Porque es negro como el moscón.

-Y a ti te dicen “mujeriego”

-¿A qué se debe?

-No tiene hijos varones, todas son mujercitas.

-A Julio le dicen “lacha”.

-¿Lacha?…y por qué?

-Porque “LACHAmba”  no le gusta…

Y así discurrían las horas y los días. Lo cierto es que nadie quería pasar por la  esquina de los chismosos por temor a que le pongan una “chapa” o simplemente se rían de algún defecto.

Hasta que alguien dijo: Cuando estos mueran, necesitarán una caja de fósforo para sus cuerpos y un ataúd para sus lenguas.

También te podría gustar...