ABUELITO LOBO

La joven maestra quería enseñar a sus niños cómo se expresaban los animales:

-El perro…

-Ladra, señorita

-El gallo…

-Canta, señorita

-El sapo…

-Croa, señorita

-El burro…

-Rebuzna, señorita

-El lobo…

-Aulla como mi abuelito, señorita.

-¿Cómo? ¿Tu abuelito aulla?

-Sí señorita y para que me crea, mañana le traigo a mi abuelito.

En efecto, al día siguiente muy temprano, el niño estaba en la puerta de la escuela con su abuelito, tomado de la mano.

Ingresaron al aula ante la expectativa de los compañeros de clase. Entonces, el niño Lorgio, le hizo esta pregunta a su abuelo:

-¡Abuelitoooo…! ¿Cuánto hace que no duermes con mi abuelita?

A lo que el viejito expresó:

-!!Ooooohhhhhhh…¡¡

 

También te podría gustar...