CRÓNICAS BAHIANAS

Demolición

Allá por los idus de 1955, con 9 años en mi haber, en mi natal Huaraz, mis ídolos artísticos eran (todavía son) la Pastorita Huaracina y el Jilguero del Huascarán; Lima, la capital era distante y por allí ya circulaba el rock que, según noticias de la época, llegó acunada por el filme Blackboard Jungle, Semilla de maldad en la cartelera nacional, en cuya trilla sonora estaba “Rock Around the Clock” una canción de Bill Haley que tuvo excelente aceptación y en pocos meses fue editada en 45 rpm por el sello El Virrey… ¡llegó el rock a plagas peruanas!.

La Orquesta de Eulogio Molina cambió su nombre para: Eulogio Molina y sus Rock & Rollers”, incorporando al cantante Mike Oliver (Michael Ángel Olivera Bauza), grabando el primer disco de rock, justamente con dos temas de Bill Halley: “Mambo Rock” y “Razzle Dazzle”; luego vinieron, pocas semanas después, “Los Millonarios del Jazz” y comenzó el proceso del rock peruano, primero repitiendo temas internacionales y luego encarando creaciones propias, de tal manera que en la década de los 1960 se tenía un buen contingente de roqueros, donde destacaban Los Saicos y Los Yorks. De los primeros es el clásico “Demolición” (1964) que pueden apreciarlo en el siguiente enlace: https://youtu.be/haVaaDLwWvI.

Hace tres años (19/02/2016) se ausentó Umberto Eco, este año la fecha pasó prácticamente desapercibida, quiero registrar un homenaje recordando un libro donde se reproduce su epistolario con el cardenal Carlo Maria Martini, abordando la existencia y la invención de Dios, los fundamentos de la ética, la libertad de elección frente a los imperativos religiosos, ingeniería genética, la mujer, el sacerdocio y otros temas de absoluta actualidad: “¿En qué creen los que creen?”.

Por aquí varios procesos andan en ritmo de demolición, veamos.
Brumadinho y Flamengo – Ninho do Urubú:

El taladro de referencia para este caso comienza con la campaña electoral donde Jair Bolsonaro sostuvo que iría extinguir la “industria de multas ambientales”, posición mantiene con el mismo ritmo de la campaña; el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles afirmó que existe “una proliferación de multas” y que estas estarían siendo aplicadas con “carácter ideológico”; por su parte las victimas inician su organización y reciben el soporte del Movimiento de la Afectados por Represas (Movimento dos Afetados pelas Barragens – MAB, en portugués), el 18/02 en la cuarta reunión de negociación continua el desentendimiento con relación a las acciones y valores de auxilio de emergencia, los representantes gubernamentales actúan abiertamente a favor de la empresa, cuando el balance de víctimas llega a 169 muertos y 141 desaparecidos; al mes del desastre el MAB publica un estudio sobre el crimen, con el objetivo de denunciar el caso desde la visión de los trabajadores (ver: https://www.mabnacional.org.br/noticia/mab-publica-dossi-sobre-crime-da-vale-em-brumadinho); sin ninguna explicación el ministro del Medio Ambiente demite 21 de los 27 superintendentes regionales del Instituto Brasileño del Medio Ambiente – IBAMA (28/02), la idea es crear un “núcleo de conciliación ambiental” con poderes para cambiar y hasta anular cada multa aplicada por el IBAMA, el ministro confirma a la Folha de São Paulo (23/02) que no estudió en Yale y que el equívoco (desde 1012) fue cometido por su asesoría de prensa, por otro lado el ministro de Minas y Energía, almirante Bento Albuquerque, en un evento de minería en Canadá declara (03/03) “Quiso el destino que, en el inicio del mandato del presidente Bolsonaro, sufriésemos un nuevo y doloroso choque con la ruptura de otra represa de relaves”. La relación entre el club Flamengo y las víctimas del incendio en el Centro de Entrenamiento George Helal es simétrica con la de la empresa Vale en Brumadinho, “La omisión del club, junto con el grave accidente ocurrido, demuestra una falta de respeto reiterado por las determinaciones de interdicción de las referidas instalaciones” dice la petición del Ministerio Público del Estado de Rio de Janeiro y la Defensoría Pública de Rio de Janeiro (20/02) ante el Juzgado Adjunto del Torcedor (hincha) y de los Grandes Eventos, en carácter de urgencia, petición que incluye el bloqueo de 57,5 millones de las cuentas del club.

El presidente Jair Bolsonaro, aún bajo el efecto del caso Bebbiano, ensaya una retomada de su papel de actor principal, acude al Congreso (20/02) para entregar El proyecto de Enmienda Constitucional – PEC de la Previdencia Social (Sistema Previsional en el Perú, incluye el sistema de jubilaciones y pensiones), la periodista Helena Chagas muestra el efecto simbólico de Bolsonaro colado a los presidentes de la Cámara, Rodrigo Maia, y del Senado, Davi Alcolumbre, ambos del DEM; el Correio Braziliense (28/02) registra que el ministro de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni – DEM, está autorizado para negociar la votación, lo acompaña una “fuerza tarea” integrado por los diputados Mayor Victor Hugo – PSL y Joice Hasselman – PSL, el periodista Bernardo de Mello Franco, en su Blog, (21/02) registra que cada voto podrá ser “remunerado” con 10 millones de reales en la forma de enmiendas parlamentarias por cada voto, además de cargos de segundo y tercer escalón. El otro instrumento de la “retomada” es el paquete anticrimen, propuesta por el ministro Sergio Moro, que fue presentada dividida en dos medidas una de combate al crimen y otra sobre el crimen de “caja 2”, que Moro declara no ser “tan corrupción así”. Sobre estos y otros temas, como la investigación del atentado contra Bolsonaro, hay más datos y análisis pero quedará para otra(s) crónica(s).

Pero lo que entro en demolición es el sentido de decencia.
En 18/02 el periodista Wilson Ramos Filho llamaba la atención sobre un fenómeno amplio, en sus palabras: “El resultado electoral demostró que la mayoría de la población brasileña es bolsonara, se volvió bolsonara. Verdad que ni todos los 57 millones que votaron por esta horrenda ‘manera de existir’ son personas bolsonaras, pero la mayoría de ellas, cuando menos en parte, son muy parecidas con Coiso y los tres coisitos, con Damares, con Moro, con Bebbiano, con Queiroz, con los más de 50 milicos que comandan el país, con cada uno de los mediocres que ocupan cargos en el Ejecutivo. La mayoría de los electores del Coiso no rechaza la ideología que él encarna. Son millones de Bolsonaros, algunos hasta más bolsonaros que el propio Coiso o su vice”; (envié el articulo completo, traducido, para toda la lista).

Así, en este periodo, continuó el hostigamiento y persecución de Lula, que ya se convirtió en normal; como la decisión (21/02) de prohibir el campamento de solidaridad en Curitiba, por el mismo fiscal que lo había autorizado anteriormente, o determinar el confisco de la chacra de Atibaia (25/02) estableciendo, la jueza Gabriela Hardt, que la diferencia entre el valor de la propiedad y las reformas será devuelto a la familia Bittar (¿No era la chacra el pago de la corrupción?), hasta que el 01/02 fallece el nieto de Lula, Arthur, de 07 años, con meningitis meningococica; esta vez la justicia autorizó la salida del ex presidente para asistir al entierro; mientras algunos como el ministro Gilmar Mendes, expresaban su solidaridad, las redes sociales fueron palco de un huayco de posts cargados de odio y perjuicio, desde la del diputado Eduardo Bolsonaro, refiriéndose al viaje de Lula: “solo deja al pericote en evidencia posando de pobrecito” hasta la ciudadana común Alessandra Strutzel, quien al saber la noticia de la muerte del nieto de Lula publica: “por lo menos una buena noticia”, hubo, claro, muchas otras “declaraciones”. En El Pais, España, (02/03) el periodista Juan Arias escribe un artículo: “La muerte del inocente nieto de Lula soltó los monstruos del odio”; en el site Conjur, el jurista Lenio Streck publica el artículo: “La era de la insensatez y el caso del nieto de Lula: ¡Dios no perdonará!” donde se cuestiona dramáticamente: “¿Perdimos, al final, todo sentido de decencia? No, no tengo rabia. Siento…pena”.

Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ye-ye-ye-ye….

Hasta breve

Enrique Tinoco

Salvador, 03 de marzo de 2019.

También te podría gustar...