CONVOCATORIA

XX ENCUENTRO

INTERNACIONAL ITINERANTE

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

ITINERARIO

TELÚRICA DE MAYO, 2019

ABARCA DEL 10 AL 19 DE MAYO

LIMA:

VIERNES 10

HUARAZ:

(Se pernocta)

SÁBADO 11

CARHUAZ

YUNGAY

CARAZ

(Se pernocta)

DOMINGO 12

LA PAMPA

CORONGO

(Se pernocta)

LUNES 13

CABANA

PALLASCA

(Se pernocta)

MARTES 14

MOLLEPATA

ANGASMARCA

CACHICADÁN

MIÉRCOLES 15

(Se pernocta)

SANTIAGO DE CHUCO

(Se pernocta dos noches)

JUEVES 16

VIERNES 17

TRUJILLO

(Se pernocta)

SÁBADO 18

GUADALUPE

DOMINGO 19

EN EL CENTENARIO

DE LOS HERALDOS NEGROS

 

 

25 DE MARZO

DÍA

MUNDIAL

DE LA VIDA

FOLIOS

DE LA

UTOPÍA

 

PALABRAS

A TU OÍDO,

HIJO MÍO

 

Danilo Sánchez Lihón

 

 

Hombre,

en verdad te digo que eres

el HIJO ETERNO.

César Vallejo

 

 

1.

Hijo mío:

tú eres una rama tierna

nacida

en el centro de nuestra

copa.

No como el árbol cuyas

ramas

brotan de lo exterior de

su corteza.

Tú, hijo mío, has nacido

en el meollo de

lo que somos, al centro

del alma,

cuyas raíces se hunden

en la médula

más honda de nuestros

corazones.

2.

Tienes

un halo luminoso en todo

tu rostro

y un vello tierno alrededor

de tu cuerpo

como un fruto refulgente

de la tierra

del agua, del aire y la luz,

y de lo mejor

que existe en la creación

del universo.

Tus mejillas que sonríen

a dos hoyos,

me conmueven hasta las

lágrimas.

3.

Este

halo luminoso en tu frente,

no es

aquel verde oscuro y grave

del árbol

que ha soportado la lluvia

la tempestad

y la temible borrasca. En ti

todo

está por hacerse, crecer y

dar fruto.

Y te proyectas a muchos

años

de vida que no alcanzaré

a ver.

4.

eres el brote tierno, la voz

y la palabra

aún no pronunciada. Eres

quien

porta un mensaje nuevo e

indescifrable.

Eres inmensa e ilimitada

promesa.

De mí depende cuánto tú

alcances

a proyectarte en esta vida,

mientras

sonríes desde tu andador

que ahora

rueda por todo el ámbito

la casa

5.

Mis

brazos, hijo mío, siempre

estarán

prontos para correr hacia

ti,

para sostenerte, apoyarte

y abrazarte.

Listos a inmolarme por ti

si fuera

necesario, pero ojalá mejor

si

fuera para celebrar juntos

el canto

a la vida ¡que es tan bella!

6.

Por eso

luchamos ahora, para que

valores

supremos se impongan en

esta vida.

Luchamos porque el bien,

la verdad

y la belleza preponderen

en el mundo.

Para que el tuyo, hijo mío,

sea

un mundo de dicha plena

y haya

felicidad sobre la faz de

la tierra

 

 

7.

Más tarde

estaré para que tal vez tú

pienses en mí.

Y cuides el lento sonar

de mis pasos.

Y luego mires con ojos

profundos

mi difunto retrato en algún

álbum

de familia. Y allí, al fondo,

el futuro

vibre, hermoso, radiante

 y promisorio.—

También te podría gustar...