ALGO SOBRE LA GATITA “MISHA”

Misha era una gatita hermosa que en la casa y el vecindario lo querían mucho así como a los demás animales, porque en la vida rural, son parte de uno mismo y hasta se comparten vivencias de toda índole.

Y llegó la época de sembrío con lluvias y neblinas y se tenía que compartir tareas, unos trasladando las semillas y las yuntas con sus aparejos para abrir los surcos y otros quedándose en la casa.

En este trance, la gatita Misha se quedó cuidando el hogar, mientras que sus dueños se fueron a cumplir tareas agrícolas a 15 kilómetros de distancia soportando los rigores del clima.

En el campo, hablar de las cinco de la madrugada “ya es muy tarde”. La gente de campo a esa hora ya almorzó y reunió las vituallas para partir a la chacra a cumplir las faenas agrícolas.

Un día de enero, llovió copiosamente las 24 horas y a pesar de ello se tenía que cumplir las tareas y fue entonces que la dueña entró a su sencillo aposento y encontró a Misha tirada en la cama exhausta y al borde de la muerte junto a sus cuatro cachorros a las que los había trasladado de uno en uno desde la casa hasta el campo distante 15 kilómetros en plena lluvia, con las amenazas del búho su secular cazador y con una pata rota.

Misha, era toda una heroína…

Este cuento, magistralmente elaborado por la consagrada escritora y poetiza Violeta Ardiles Poma con el título de “Misha aún me hace llorar” forma parte de un ramillete de 21 cuentos cortos en los que plasma los sabores y sinsabores de la vida del hombre andino y su lucha cotidiana para sobrevivir a los rigores del clima, las cada vez más apremiantes carencias y la amenaza de los cambios climáticos bruscos a consecuencia del calentamiento global que insensiblemente va en aumento sin que el hombre sepa cómo combatirlo.

Durante la presentación del libro, la profesora Violeta supo conglomerar a mucho público que llenaron la Sala SUM del Centro Cultural, entre ellos estudiantes con sus respectivos profesores que luego de la lectura de un cuento, los niños los interpretaban lo que habían entendido de lo que quería decir el autor a través de sus personajes.

Un plan lector, en una noche de gala.

Toda una enseñanza, en una noche de tertulia.

Violeta Ardiles Poma, tiene un sitial en las letras ancashinas como una de las más consagradas escritoras.

También te podría gustar...