SI LA VIDA NO SE CANSA DE SER GENEROSA, NOS VEREMOS EN EL PRÓXIMO CAPULÍ

Nada más ayer por la tarde, conversando con mi amado Maestro Dr. HC., Manuel Leyva Martínez, asesor e incansable guía de Sipea Iberoamericana Baja California, México, me hablaba de César Vallejo, de la poesía en general, de la importancia del Arte y su presencia en los diversos ámbitos de la vida.

Charlamos un buen rato, como todos los fines de semana, afortunados para mí, y concluyó su plática, aseverando que Perú, es país de poetas.

Hoy, leyendo cómo describe usted los crepúsculos limeños, la presencia constante de la muerte, que puede y no puede suceder, la presencia de la nostalgia, del amor, de la vida y, sobre todo, ese amor andino, sigo creyendo en las palabras y sabias opiniones de mi Maestro.

Reciba usted, un abrazo Sr. Sánchez Lihón, de su reciente y mexicana amiga, que, a través de Capulí, Vallejo y su Tierra, y a través también de sus amorosos seguidores, ha sido contagiada del fervor vallejiano, que agradecida y gustosamente hago mío.

Si la vida no se cansa de ser generosa, nos veremos en el próximo Capulí, Vallejo y su Tierra que se realizará en el mes de mayo.

MARÍA DEL SOCORRO LARA

Tijuana, BC, México

 

*****

23 DE ABRIL

 

 

 

UN MANANTIAL QUE REFRESCÓ MI ESPÍRITU

Buenas tardes Danilo:

Me permito manifestarte mi admiración y respeto por todos los aportes que realizas, no solo a tu país, sino a todos quienes tenemos el privilegio de contar con tu valiosa amistad, pero también abrevar de tu sabiduría que refresca nuestra existencia y de quienes compartimos tus envíos en los correos diarios que nos haces llegar.

Debo confesarte que me encuentro muy nostálgica y no sé cómo expresar este sentimiento por no poder compartir ese divino evento como es el XX Encuentro Internacional Capulí, Vallejo y su Tierra, que no solo provoca un encuentro con quienes todavía creen en sueños, sino con la tierra, con tus raíces, etc.

Aunque no estuve antes en toda la travesía, pues viaje directamente de Oruro a Lima, de allí a Trujillo y después a Santiago de Chuco, en donde recién me encontré con toda la caravana del peregrinaje, sin embargo, los pocos días que compartí fueron muy ilustrativos para mi persona y un manantial que refrescó mi espíritu.

Pero, razones, ante todo económicas, me impiden ser parte de esa épica travesía, ya que es muy posible que el mes de agosto deba viajar a Costa Rica pues he sido seleccionada para presentar un trabajo. Aunque estoy tentada de animarme. Y quizá lo haga, pero no sé, Dios dirá.

Sin embargo, expreso mis mejores deseos de que todo salga como lo han planificado.

Dios los bendiga. Y Vallejo vive.

Gracias por todo.

Tu ferviente admiradora y discípula:

PRÁXIDES HIDALGO MARTÍNEZ

Oruro, Bolivia

 

*****

También te podría gustar...