MAYO, MES DE FIESTAS GRANDES

Mayo, es un mes de grandes fiestas a nivel nacional.

Para empezar, el 1 es el “Día del Trabajo”, fecha memorable donde se recuerda a los Mártires de Chicago en su lucha y conquista de la jornada laboral de las ocho horas que se generalizo en todo el mundo luego de arduas batallas de conquista.

Luego viene el Día de la Madre, el segundo domingo donde todo homenaje por suntuoso que sea, no compensa al sacrificio y entrega de ese ser que Dios nos puso en el camino como ángel guardián. Como hacedora de la vida, como depositaria del origen del hombre en la tierra.

Y un poco más en pequeño, en Huaraz y sin duda en muchos otros lugares, se celebra con verdadera fe al Señor de Mayo, un Cristo crucificado que en este ciudad viene a ser el “paso” del Señor de La Soledad o mejor dicho la “réplica del Patrón de Huaraz, venerado en todo el Departamento por sus milagros y prodigios.

La fiesta del Señor de Mayo, dura en el mejor de los casos 15 días en que grupos de danzantes ataviados con sus mejores prendas típicas, recorren las calles bailando ritos ancestrales y con máscaras pintadas de caretas europeas y como jefe de grupo “El negro jetón, que saca la pata por un callejón” haciendo “reventar” su chicote para que los niños huyan de su presencia en actitud simulada de “tenerle miedo” o en todo caso “sacarle del quicio”.

Luego de las procesiones del día (3 de mayo) y de la octava (10 de mayo), los devotos que voluntariamente se han ofrecido en darles suculentos almuerzos y bebidas, se retiraran hasta el próximo año para volver con más energías y con nuevas estampas para hacer más atrayente sus anuales presentaciones.

Sin embargo hay que recordar, que los huaracinos residentes en Paramonga, han instituido las festividades del Señor de Mayo y como tan ya no vienen a la ciudad de Huaraz, lo que al principio, la ausencia de los paramonguinos se dejó sentir, pero pasados los años se está restituyendo la solemnidad de esta tradicional fiesta.

También te podría gustar...