LA FUENTE SE HA SECADO

Faltan 5 días para recordar mil y una peripecias, ocurridas hace 49 años en que Huaraz y varios pueblos de lo que se llamó Zona Afectada por el Sismo (ZAS), sucumbieran ante la fuerza incontrolable de la naturaleza a consecuencia de un sismo de dimensiones descomunales.

El saldo fue trágico. 70 mil muertos. Tanto en pérdidas de vidas humanas, desaparición de pueblos enteros, y deterioro de los servicios básicos así como destrucción de canales de irrigación, hidroeléctricas, etc.

En esos momentos trágicos muchos lloraron a mares y otros no pudieron derramar una gota de lágrima al tener el corazón endurecido como una piedra dentro del pecho.

Por eso, alguna parte de la canción “Camino Verde”, dice la verdad acerca de los sobrevivientes. A 49 años de aquella hecatombe, solo quedan recuerdos y nostalgias. La fortaleza del hombre para sobreponerse a las pruebas de la vida con estoicismo y mucho coraje.

Cuando los damnificados que van a la fuente que se ha secado, ver a los escolares y alguna gente hacer simulacro de sismo seguido de aluvión y constatar que la mayoría lo toma como broma, da coraje.

Si esa gente irresponsable estuviera en un verdadero sismo lo veríamos cómo se ponen de blanco, como gimen y cómo reaccionan al ver la destrucción de su vivienda, caer las paredes, respirar el polvo y recibir el golpe de una teja o un pedazo de adobe y lo más trágico, echar de menos a los seres queridos que no están a tu lado y preguntarte por la suerte que están corriendo, ¿vivo? ¿muerto?

El próximo año, se cumplirá 50 años del sismo del 70 y pocos seremos los sobrevivientes que hemos participado en la reconstrucción de nuestros pueblos y en el entierro de nuestros seres queridos que poco a poco se están yendo a la mansión celestial…

Ya no puedo llorar…la fuente se ha secado…

También te podría gustar...