TINGUA: UN SANTUARIO EN EL ANDE ENCLAVADO…

Sonoras voces hacían eco en el infinito, pechos henchidos de gozo entonaban orgullosos el himno de la Escuela Normal de Tingua, mientras que en el pentagrama imaginario discurrían notas musicales de optimismo y marcialidad.

En pocos versos se sintetizaban los anhelos y los propósitos de un buen maestro que llegaba a las aulas de Tingua con claro afán de servir a la niñez y ¿por qué no a la comunidad donde pudiera laborar?

Sacar del analfabetismo. Sacudirse del pesimismo. Ser líderes positivos, Eran algunas metas como alumnos y como maestros después al lanzarse a esa dura tarea de redimir a los hombres de las tinieblas de la ignorancia.

Pero como maestro, tenía que saber hablar con Dios e invocarle en sus oraciones un rayito de luz para una mayor inteligencia.

Como maestro tenía que cohabitar con la naturaleza en paz y progreso. De él tenía que partir las iniciativas de cuidarse mutuamente porque entendía que “amor con amor se paga”.

Tenía que ser un sacerdote para enseñar a orar hasta encontrar la palabra de Dios en lo más elemental de la vida. Tenía que conocer algo de la Extremaunción, nociones elementales de los Santos óleos, el poder del Crisma y ayudar al moribundo cuando se le escapaba la vida con oraciones del Bien Morir

Como maestro tenía que ser por lo menos un eficiente curandero porque en alejadas comunidades no se conocen medicinas de laboratorio, sino mucha intuición a base de los conocimientos tradicionales de los más ancianos. Un cólico, una gripe, un ataque de nervios o cualquier enfermedad repentina, tenía que estar al alcance de sus conocimientos.

Y como profesional de la educación tenía que ser un experto, un malabarista, un mago, un equilibrista y un campeón en todos los deportes y hasta cantante de ópera con falsetes y todo.

Es decir, el maestro de Tingua, era un profesional listo para enfrentar las pruebas de la vida y quien sabe de la muerte.

Un testimonio claro, es el que contaba el veterano maestro David Carreño Villarán quien decía que los egresados de las universidades elevaron un memorial pidiendo al Director de Educación Primaria del Ministerio de Educación para ocupar con prioridad las plazas docentes, porque habían constatado que estas eran cubiertas por los egresados de Tingua, una “escuelita Normal enclavada en un pareje”.

La autoridad educativa al leer se dirigió a sus amigos a quienes les dijo: “Si estos profesionales universitarios supieran que mejor que los de Tingua, no hay en otro lugar del mundo”.

 

                   HIMNO A LA ESCUELA NORMAL DE TINGUA

                            CORO

         Con trompetas, clarines y voces,

entonemos la marcha triunfal

de los claustros sagrados de Tingua

alma máter de gloria inmortal (bis).

 

ESTROFA

 

Un santuario en el ande enclavado

es de Tingua la Escuela Normal

de cultura crisol sacrosanto

que modela con cívico afán

el carácter y el alma del joven

que mañana tendrá que educar

de la patria a los niños queridos

con amor, con sapiencia y con fe.

 

                            EDITORIAL

                   NUESTRO PROPÓSITO

                            (Fragmento)

         Con motivo del Reencuentro de los egresados de la Escuela Normal “Ignacio Amadeo Ramos Olivera” de Tingua, transcribimos un fragmento de lo que decía el Director  de la Revista “Tingua” Nª 1 del 31 de diciembre de 1949, Estenio Torres Ramos, un vocero bimestral: “Pedagógica, agrícola, ganadera, industrial y comercial”

 

“…Tingua, órgano del pensamiento de los héroes de la enseñanza rural, de emoción didáctica, sentimiento social, ético y humano, aparece en un momento crucial de la Civilización, de nuestra historia y economía, cuando se enseñorea lo sanguinario y se engríe el maquiavelismo. Porta el estandarte de la Nueva Pedagogía Rural, Amistad, paz, trabajo y confraternidad”.

“A.-FORMACIÓN PROFESIONAL.- Es una actuación científica compleja y persistente, que capacita al joven para el ejercicio eficiente de la profesión para abrirse paso tanto en la función docente como en las actividades propias del medio rural y para que con el “menor esfuerzo posible pueda obtener mayor rendimiento, provecho y satisfacción para sí y la comunidad”. Ejercita en la práctica docente dentro de las aulas y fuera de ellas y en la aplicación concreta de los conocimientos técnicos relacionados con la producción agropecuaria, oficios y pequeñas industrias rurales.

B.-FORMACIÓN INTELECTUAL.- La Escuela proporciona los elementos necesarios para el desarrollo de la inteligencia y elaboración de la cultura viva del educando. Dirige y encauza los estudios humanísticos del futuro normalista y la formación intelectual del maestro técnico en actividades productivas sobre la base de la realidad rural, los postulados de la ciencia y de la vida; los principio patrióticos y democráticos. Dirige el aprendizaje de los conocimientos teóricos e indispensables para la captación, comprensión, interpretación, valuación y solución de los problemas tan múltiples que se presentan en la vida de las comunidades rurales.

C.-FORMACIÓN ESPIRITUAL Y CÍVICA.- La Escuela Normal Rural de Tingua tiende a modelar los sentimientos y la personalidad del educando. Cultiva los valores del espíritu y el amor a los valores supremos de la vida. Fomenta el respeto, amor y fe a los símbolos de la Patria, a los principios de libertad, trabajo, propiedad y derechos ajenos. Hace consciencia de ética profesional. Procura que la juventud se impregne de los más nobles valores que rigen en el mundo de las relaciones. Exalta la dignidad personal y encauza la voluntad del educando hacia el elevado y austero cumplimiento de los deberes en los diversos campos de la actividad humana.

D.-FORMACIÓN MORAL Y RELIGIOSA.- Desarrolla y perrfecciona la consciencia moral. Tiende a habituar al alumno en la práctica de las normas de comportamiento individual, social y religioso. Trata de impregnar la conciencia del educando con los valores supremos para asumir una actitd elevada personal y digna.

E.-FORMACIÓN ARTÍSTICA.- Esta ha ganado personalidad en la Escuela Activa, tanto por sus fines peculiares como por su valor formativo, por el importante rol que juega en la producción industrial y por ser un poderoso estímulo de la “actividad propia” del alumno. Desarrolla y modela los sentimientos estéticos. Capacita en la formación de los juicios de estimación de lo bello y valioso en el arte. Despierta y fomenta el desarrollo de la imaginación estética y de la apreciación de lo bello en la naturaleza. Aprovecha del arte como un resorte para la educación corporal y espiritual del alumno.

Desde el punto de vista utilitario, la educación artística tiene un incalculable valor en la vida profesional, en los oficios y otras actividades industriales. La formación artística penetra toda la obra de la $Escuela y el campo industrial.

F.-FORMACIÓN FÍISICA Y DEPORTIVA.- Orfienta y dirige la formación de hábitos racionales para el mejoramiento corporal, conservación de la salud, preparación del vigor físico y espiritual. Tiende a formar la moral en el deportista. Fomenta y cultiva todas las actividades físicas, deportivas, atléticas y juegos educativos como un medio para conseguir la educación integral.

G.- FORMACIÓN PRÁCTICA.- Consiste en el esfuerzo que realiza la mEscuela para que los jóvenes aspirantes no solamente adquieran conocimientos teóricos, sino, y, de manera especial y concreta, aquello de orden técnico..—

También te podría gustar...