LA PRENSA SE HACE NOTICIA

Una vez más la Copa América pasará a segundo plano en estas Crónicas, a pesar que mañana la selección peruana enfrentará a Uruguay en este Salvador de todos los Santos y Encantos: pronóstico reservado (felizmente mi reserva estratégica de acholado fue renovada recientemente).

La Comisión de Derechos Humanos y Minorías de la Cámara de Diputados recibió al periodista Glen Greenwald (25/05), editor del site The Intercept Brasil, que viene publicando conversaciones del ex juez Sergio Moro, ahora Ministro de Justicia, con miembros de la Fuerza Tarea de la Lava Jato entre 2015 y 2018. La entrevista duró cerca de 08 horas, en las cuales los parlamentarios gobiernistas intentaron desmoralizar al periodista, la respuesta que obtuvieron, de manera resumida fue: si tienen algún argumento real me procesen (por lo visto no tienen esos argumentos), la Constitución brasileña garantiza mantener el anonimato de las fuentes en todo trabajo de periodismo investigativo y, además, el periodista y su familia tienen pasaporte norteamericano y podría estar haciendo las denuncias desde USA, pero como no existe ninguna acción criminal de hackeamiento lo hace desde aquí…olé. Esto representa un golpe serio sobre la prensa corporativa y, en particular sobre la prensa de investigación local. Los efectos fueron inmediatos, las noticias, generalmente de bastidores o de páginas interiores sobre los principales medios de comunicación de la prensa corporativa son indicativos.

La UOL, 21/06, reporta que “Silvio Santos sin ninguna ceremonia, lo que le es peculiar, decidió no invertir en periodismo en la SBT (Sistema Brasileño de Televisión)[….] cerca de cinco productores, periodistas y presentadores fueron despedidos”; al día siguiente (22/06) Luciano Hang, dueño de las tiendas Havan, financiador explícito de la campaña de Bolsonaro, lo felicita y sugiere incluir en los despidos a Raquel Sheherazade, que se había declarado decepcionada con Sergio Moro.

La Red Record emitió una nota oficial informando que “a partir del domingo 30/06 el programa Domingo Espectacular será presentado por Patricia Costa y Eduardo Ribeiro. Paulo Henrique Amorin deja el programa y permanece en la emisora a disposición para nuevos proyectos”

La Radio Jovem Pan aparta al comentarista, profesor e historiador, Marco Antonio Villa (27/06) quien comenta: “No estoy contra el gobierno, pero tampoco soy a favor. Yo comento con absoluta independencia. Eso no agrada en el Brasil. El poder no gusta de libertad.” Villa es militante anti PT, pero se dio el derecho de criticar algunas medidas del gobierno.

Otro caso sintomático es el del periodista Reinaldo Azevedo, creador del apelativo “Petralla” quien dejó la Red TV en febrero y ahora está en la Band News, de la red Bandeirantes, cuyo propietario criticó la Lava Jato y autorizó la divulgación del material de The Intercept Brasil.

La red Globo pasó un especial de su programa Fantástico (23/06) con las filtraciones de The Intercept Brasil a partir de las publicaciones de A Folha de São Paulo. Después continua con su acción normal de soporte al gobierno; mientras circulan rumores que varían entre renegociaciones salariales y demisiones del cuadro periodístico de la emisora; lo que le da una apariencia de independencia, principalmente con relación a las preferencias de Bolsonaro por la Record, de su socio el obispo Edir Macedo, de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Para todos ellos, ciertamente, funciona el cálculo para no perder las recompensas, pecuniarias, y otras, que reciben del gobierno y las empresas estatales bajo control de Bolsonaro, pero también las posibles nuevas revelaciones del The Intercept Brasil.

Así, por ejemplo, la Globo advierte para el “peligro” de Lula ser liberado y, luego, conmemora que no haya ocurrido; El País, España (27/06), describe mejor el asunto: “STF dribla, por ahora, la ‘carga’ de libertar Lula” y explica que el ministro Gilmar Mendes actuó para dividir la presión de pautar el juzgamiento.

O, toda la prensa corporativa, omite la información sobre la posición del presidente Macron, de Francia, relativa a la posibilidad de ese país no firmar el acuerdo comercial entre el Mercosul y la Unión Europea caso Bolsonaro insistir en que el Brasil se retire del Acuerdo Climático de Paris (27/06), luego después que la canciller alemana Angela Merkel calificara la situación del Brasil como “dramática” en esta rúbrica y que vino a la luz después que el propio, Bolsonaro, comentara que “Alemania tiene que aprender con nosotros sobre cuestiones ambientales”. O, la defensa en editoriales y materias, del ministro Sergio Moro después de su reunión en el Senado, donde tuvo una performance pifia; y que luego viajó a Estados Unidos para “cumplir agenda con órganos de seguridad e inteligencia de ese país” según boletín oficial, sin mayores detalles.

Además de la postergación el juzgamiento del habeas corpus de Lula en el STF (donde las gimnasias jurídicas están prácticamente agotadas), la 13ª. Corte Criminal de Curitiba ordena el bloqueo de cuentas y bienes de Lula por un monto de 78 millones (27/06), la defensa de Lula denuncia la orden como una maniobra destinada a crear una falsa imagen del ex presidente ante la

opinión pública, porque este no tiene ni nunca tuvo ese patrimonio, conforme documentación fiscal en poder de la Justicia.

Por otro lado el estilo de gobierno de Bolsonaro “El Show que nunca acaba” en el cual parece continuar en campaña electoral, ataca, retrocede, declara niega lo declarado, acompañado de buena parte de sus ministros, ese estilo, muestra sus límites, aún más cuando sale al exterior. Así el viaje al Japón para participar del G20 es una colección de incidentes infelices, por decir lo menos, entre los que destaca la aprehensión de 39 kilos de cocaína en un avión de la comitiva presidencial, en poder de un sargento de la FAB, del sequito del presidente; Bolsonaro hace la declaración estándar: “Se hará una investigación rigurosa, castigando severamente a los culpables”, el general Augusto Heleno de la Seguridad Institucional dice que: “No tenía como saber, no tengo bola de cristal” y añade “fue mala suerte (sic)”, el ministro de Justicia, Sergio Moro, dice que se trata de un incidente secundario, que la FAB no puede ser penalizada por eso; la prensa corporativa homogeniza el discurso: se trata de un sargento que ya acompañó tres presidentes, incluyendo Dilma Rousseff; ningún interés por el origen y el destino de la droga, los mecanismos de seguridad que no funcionan y otros semejantes.

El instituto Ibope reporta el índice de aceptación del gobierno presenta un núcleo de 30% firme, para los cuales, ciertamente no importan los hechos ni las evidencias. Debe ser ese el contingente que irá a las calles el 30/06 que está programadas movilizaciones de “protesta” a favor de Bolsonaro. Se supone que la oposición, encabezada por la izquierda puede movilizar los otros 70%, o en todo caso algo mayor que el 30%, tal que capitalice los efectos del trabajo de Glenn Greenwald, ¿o esperaran que el gobierno caiga solo, que el STF libere Lula y este….? En fin.

Pero el fenómeno de la prensa es universal: Nils Melzer, relator especial de la ONU sobre torturas, Nils Melzer, publicó este miércoles un artículo demostrando que Julian Assange, fundador de WikiLeaks, ha sido víctima de una campaña de desprestigio e, inclusive, el artículo en mención fue rechazado por los principales medios de comunicación occidentales que se negaron a publicarlo, concluye afirmando: “Una vez se haya convertido en un crimen decir la verdad, mientras los poderosos disfruten de la impunidad, será demasiado tarde para redirigir el rumbo”. …así caminamos.

Hasta pronto.

Un abrazo.

Enrique Tinoco

Salvador, 28 de junio de 2019.

También te podría gustar...