CRONICAS BAHIANAS

MAESTROS Y POESÍA

                            Por Enrique Tinoco

En el Perú y Brasil varias celebraciones tienen fechas diferentes, una de ellas el Día del Maestro que en el Perú es cada seis de julio, fecha escogida porque el seis de julio de 1822 José de San Martin fundó la primera Escuela Normal de Varones; en el Brasil se denomina Día del Profesor (la denominación maestro es para director de orquesta) y se celebra el 15 de octubre, pues fue en esa fecha que el Emperador del Brasil, Don Pedro I, creo por Decreto la Enseñanza Elementar en el país.

Las fechas y denominaciones, como puede verificarse, varían; lo que no varía es la importancia del maestro en la vida de las personas y de los pueblos. Recordé algunos de mis maestros, cuando era alumno en la Gran Unidad Escolar La Libertad, de Huaraz, entre 1958 y 1962.

E inclusive antes, pues fue mi abuelo, Luis Tinoco Morales, quien me alfabetizó antes de ir a la escuela; el abuelo era un personaje especial, pues ya durante mi primaria me llevó a tomar clases de matemáticas con su amigo, el padre Talio Romero, como me llevó al taller grafico de su también amigo, J. J. Caro Sánchez, que era director, reportero, redactor, linotipista e impresor del periódico “El Coloso”, el menor en todo el mundo en la época, pues en una hoja de papel tamaño oficio imprimía las ocho páginas del periódico mensual.

Regresando a la GUE La Libertad, recuerdo a don Guillermo Guzmán, el querido Willy, que nos enseñaba música, una mezcla de iniciación musical e historia de la música; a partir del tercer año esa tarea era del profesor Apaza, quien desde su lejana Moho, Puno, estaba para nos ampliar el abanico musical original que iba de “Pastorita Huaracina” a “Picaflor de los Andes”, pasando por “El Jilguero del Huascaran” y, en las esfera internacional se ampliaba a la “Sonora Matancera”, Pedro Infante y Lucha Villa, el profesor Apaza, llevaba su tocadiscos portátil para introducirnos en los meandros de la música erudita, Bach, Tchaicovski, Borodin, Schubert, pasaron a ser familiares, fue en ese tocadiscos portátil que por primera vez escuché la cantata “Alexander Nevski” de Prokofiev; ¿y literatura? ¿Cómo olvidar al profesor Almanzor Bocanegra? A mí siempre me pareció la versión andina de Gustavo Adolfo Becquer, igualmente, en los años superiores, quien nos condujo por la literatura nacional y mundial, con método y disciplina, sin perder la emoción, fue Marcos Yauri, mientras en las clases seguíamos la literatura en orden histórica, nos daba una lista de obras de las cuales cada uno elegía una para leer cada mes, así viajé de Ricardo Palma a Gonzales Prada y Ciro Alegria o de Mariano Azulea (Mexico) a Jorge Icaza (Ecuador) y Selma Lagerlof (Suecia); por cuenta propia y a escondidas leíamos Vargas Vila; no por sus merecimientos literarios sino porque era prohibido.

Pero también leíamos en voz alta, como cuando faltaba algún profesor y la muchachada montaba el circo a puertas cerradas, de repente esta se abría y entraba “Chacla” Quintana, preguntaba: “¿Que pasa aquí?” una octava más alto que la algazara general y esperaba 30 segundos, generalmente suficientes, para que todo el mundo estuviera en su carpeta ajustándose la corbata o descubriendo que le faltaba un botón, pedía un libro o mandaba traer uno de la biblioteca, sorteaba con el dedo en la lista de presencia y el agraciado salía al frente para leer en voz alta con la debida entonación y respeto por la puntuación gramatical, había relevo, se aceptaban preguntas y comentarios, era divertido; y hay mucho más.

A todos ellos, los que nombré explícitamente y los muchos otros que transitan en mis recuerdos, un homenaje permanente, parafraseando el poema “Mi profesor primario”, del Grupo chileno Quelentaro: “porque mi profesor es forjador de vidas y hacedor de destinos”.

Esa vocación debe haber influenciado en dos colegas de mi promoción que enrumbaron por el camino de la poesía: Yehudi Collas Berrú y Abdon Dextre Hinostroza.

Don Yudi, como lo llama cariñosamente Pilar Zegarra, publicó su primer poema en “El Coloso”, allá por 1963, según él mismo cuenta y en el último mes, junio de 2019, presentó en Huaraz su poemario “Firme e Invisible Avanzas Revolución o Luciente Poesía Bastión de la Pedagogía del Cambio”.

Tito Dextre, que todavía en el colegio le llevaba sus poemas al profesor Marcos Yauri, acaba de lanzar en Lima su último poemario: “Luminosa Oscuridad y Nocturno en Huaraz“.

A los dos felicitaciones y, ni hace falta recomendarles, seguirán en el empeño.

Si la fecha de celebración fuera igual en el Brasil, los maestros brasileños no tendrían mucho que celebrar: la educación está bajo cerrado ataque del gobierno actual, las autoridades del sector, con el ministro a la cabeza, quieren desterrar Paulo Freire de la educación oficial brasileña, mientras piensan como hacerlo le retiran presupuesto a la educación secundaria y universitaria, medida que ya comienza a mostrar efectos desastrosos.

Tampoco hay mucho que conmemorar en el área ambiental, el ministerio de Agricultura, en lo que va del año, ya liberó 211 agro tóxicos, donde en el último lote (27/06) 23 son considerados altamente peligrosos para el medio ambiente y 18 extremamente tóxicos para la salud humana; la tragedia de Brumadinho continua sin solución, la población no recibe apoyo ni indemnización y otros dos reservorios corren el peligro de ruptura, el sistema de control gubernamental esta prácticamente desmontado.

Mientras tanto el estilo de gobierno “el show que nunca acaba” continua funcionando sin pérdida de rumbo: la reforma de la previdencia avanza – con compra de votos a través de aprobación de enmiendas parlamentarias o

nombramiento para cargos especiales a cambio de votos, inclusive verios ministros que son diputados o senadores electos, serán dispensados para comparecer a sus casas para la votación, y después re asumirán sus ministerios; la privatización de las empresas publicas continua, las investigaciones para elucidar el asesinato de Marielle Franco no avanzan, como no avanza, o avanza muy poco, las investigaciones que tienen como protagonistas Flavio Bolsonaro, hijo del presidente….y por ahí va.

Todo ello en medio al tsunami que significa las revelaciones del The Intercept Brasil, donde el ministro de Justicia Sergio Moro compareció a la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados a dar explicaciones, donde tuvo una performance muy baja según varios periodistas, recibió apoyo de la bancada gobiernista, incluso con la entrega de un trofeo por el diputado Emerson Miguel Petriv, más conocido como Boca Aberta, del PROS que actualmente enfrenta 30 procesos en el Congreso, desde falsificación de documento público hasta difamación y calumnia; el Ministerio Publico (27/06) asume su parte, manda archivar el pedido de investigación del procurador Deltan Dallagnol por las filtraciones del Intercept; la prensa internacional le da amplia cobertura al caso y en los últimos días se incorporan la revista Veja y el periódico Folha de São Paulo, que comienzan a divulgar le material del Intercept. Sergio Moro decide tomar unas vacaciones en julio y Deltan Dallagnol declara que él es “técnico”, por lo cual no acepta la invitación de la Cámara para dar explicaciones a los políticos, una de las filtraciones muestra Moro orientando Dallagnol para filtrar informaciones sobre Venezuela; hoy, 09/07, renuncia la asesora especial de comunicación del Ministerio de Justicia..

Como bálsamo llega la conquista del subcampeonato de la Copa América 2019, por la selección de futbol del Perú, guapeando hasta el final…!Gracias muchachos!

Hasta pronto.

Un abrazo.

Enrique Tinoco

Salvador, 09 de julio de 2019.

También te podría gustar...