MUERE EL ÚLTIMO TIPÓGRAFO DE HUARAZ

Hoy, 10 de julio del 2019, fueron sepultados los restos de Samuel Montes Chavinpalpa, considerado el último tipógrafo de Huaraz, en cuyas ágiles manos estuvo el destino de impresión del Diario decano de Ancash, El Departamento, que resistió las pruebas más inverosímiles tanto políticas como de orden económico.

Pero no fue solamente Samuel, el artífice de las ediciones de este único medio de comunicación escrita en Ancash, sino toda una dinastía con sus hermanos Manuel, el mayor, y Fabián, este último considerado como el alma del periódico.

Como se recordará “El Departamento” apareció en los albores del 7 de Marzo de 1908 y tuvo su apogeo hasta 1984.

Hasta antes del sismo del 70 se confeccionaba a base de tipos como en el tiempo de su inventor, Juan Gutemberg en 1440. El invento de Gutemberg, mantuvo informado al mundo civilizado durante muchos siglos.

Y en Ancash hasta un año antes del fatídico sismo del 70, en que el dueño y a la vez Director de “El Departamento”, Ernesto Salazar, lo reemplazara adquiriendo un Intertipo con el que se reemplazó a la vieja imprenta, cuyas desvencijadas letras ya ni se leían, pero que los Montes Chavinpalpa, los conocían a plenitud.

La gente que pasaba por la intersección de los jirones Junín y Sucre, donde estaba instalada la imprenta, pensaban que era una cocina porque con la tinta que se usaba para imprimir los periódicos todos los días, las paredes, el mobiliario y todo cuanto había en su interior, se hallaban negras, incluido los tipógrafos en quienes solo sus dientes relucían.

El hermoso y nuevo Intertipo recién adquirido, con el sismo del 70 quedó totalmente malogrado y lo poco que se pudo salvar, se depositó en una ramada entre la Av. Tarapacá y Raimondi.

A los pocos días del sismo, el pequeño de estatura, pero grande en coraje y decisión, Pedro Macedo Figueroa, se armó de valor y nos convocó a sus más íntimos amigos periodistas para rehabilitar el diario. Al recorrer sus “instalaciones”, vimos que los tipos formaban montañas y estaban desperdigadas a varios metros a la redonda. También en la reunión estaban los valientes “Tipógrafos” encabezados por Fabián Montes Chavinpalpa, “El alma y el padre del periódico”, su hermano Samuel, su sobrino Eugenio Montes (Que más tarde sería el editor del periódico “Chavín” y también Humberto del Castillo Carbajal para quienes no había nada imposible.

Todos juntos hicimos la firme promesa de reflotar “El Departamento” en el tiempo más breve posible y sobre la marcha en nuestros respectivos campamentos, iniciamos la redacción de nuestras notas periodísticas.

Los tipos (letras), fueron clasificados en los “Chivalets” para luego ocupar la “galera” en cada casillero.

Esta tarea para los profanos era un rompecabezas, pero para los expertos era como escribir a máquina…rápido y sencillo.

Con la emoción de ver todo en orden y las páginas listas para su impresión, Pedrito Macedo  Figueroa, como Director del diario “El Departamento” fue a una emisora local y con todo entusiasmo anunció la reaparición del periódico para el día siguiente.

Pero no se imaginó que “la competencia” tenía otros planes malévolos, pues aprovechándose de la noche, fácilmente trepó la pared, jaló una calamina del techo y soltó tremendas piedras, y destrozó todo lo que estaba esperando para su impresión. Al día siguiente solo encontramos escombros de lo que se iba imprimir.

Pero Fabián, al ver esta tragedia, no se amilanó y por el contrario se cargó de coraje y dijo: a las 6.00 de la tarde los canillitas estarán gritando en las calles “El Departamento”.

Así fue… aunque usted no lo crea.

         En menos de 50 años, el arte de la impresión se ha transformado y lo que se ofrecía como última noticia, hoy es un refrito, porque en menos de una hora se puede hacer un periódico, fresco, elegante y a bajo precio gracias a la invención de la rotativa y el offset.

También te podría gustar...