PERÚ, UNA SOCIEDAD ENFERMA

Estamos en la obligación de comentar, sobre el estado de salud social no solo de nuestra región, sino a nivel nacional, pues todos los días se propalan las noticias de hechos que causan espanto y al mismo tiempo temor, por cuanto, también nos podría ocasionar igual o similar desastre.

Nunca antes se había sabido de crímenes horrendos o que los padres violaban a sus hijas, o que la hija contrataba sicarios para ultimar a sus padres, y otras cosas que escarapelan la consciencia.

Y de los asaltos, robos, atracos, es comidilla de todos los días y hasta se ha oficializado el tema como “inseguridad ciudadana”.

Recuerdo hace pocos años atrás, un periodista editorializó una opinión, cuando recién apareció un atraco en una céntrica calle de la ciudad, hecho que ocasionó a que el comunicador alarmado pidió la formación de la policía particular.

Esta nota editorial motivó a la Guardia Civil de entonces a que rechazara “tan descabellada sugerencia”, pues este cuerpo policial se bastaba para enfrentar toda clase de delitos y garantizaba la paz social.

Hoy se ve que ese periodista se había quitado las anteojeras y decía con propiedad el peligro para el futuro. Actualmente, después de corto tiempo, no solo han surgido policías particulares por doquier, sino serenazgos, el vecindario se ha organizado contra el delito, hay las rondas campesinas y lo que es más el vecino vive preocupado y en zozobra, dentro de rejas en las calles como si estuviera dentro de una cárcel y se acuesta temprano por temor a ser asaltado, la policía se multiplica por cientos y muchos de ellos forman bandas delictivas con uniforme y licencia para delinquir.

Nuestra sociedad está enferma y no hay médico que lo cure, ni con pistola,  metralleta ni cárcel…

También te podría gustar...