1.-LA MUERTE COMO TEMA DE TODOS LOS SANTOS Y DE LOS FIELES DIFUNTOS

Por: Nelly Villanueva Figueroa

La muerte es el tema común del Día de todos los Santos y del Día de los Fieles Difuntos; pero su visión es diferente en cada fecha.

El día 1° de noviembre está dedicado a todos los santos, en conmemoración a todos los difuntos santificados o beatificados que ya gozan de la presencia de Dios, habiendo superado el purgatorio. El 2 de noviembre está dedicado a las ánimas que todavía están purgando para llegar a la presencia de Dios y que, para ello, necesitan de nuestro apoyo con misas réquiem y con oraciones o “sufragios”.

El Día de Todos los Santos tiene su origen en la época de las persecuciones de Diocleciano a los cristianos, desde el año 303, que produjo tal cantidad de mártires, que era difícil honrarlos a cada uno en particular, por lo que el Papa Gregorio IV, en el siglo IX, asignó un solo día para venerarlos a todos, tanto a los mártires, como a los que, por ser ejemplo de vida cristiana, gozan de la visión beatífica. En muchas catedrales se exhiben las reliquias de los santos y los fieles honran a los que ya no están con nosotros, con coronas de flores, globos, cartas, velas y otras costumbres tradicionales, de acuerdo a la cultura de cada lugar, incluyendo bandas y orquestas, para dar el tono de alegría y no de lamento. En el imperio incaico se hacía el “Aya Marcay Quilla”, para la protección y fertilidad. En muchos lugares se elabora el Tanta Wawa o guaga de pan, huesos de santo rellenos, buñuelos de viento y otros.

El Día de los Fieles Difuntos o Día de los Muertos se celebra a partir del 2 de noviembre del año 998, en que el monje benedictino San Odilón de Francia dio la idea que fue adoptada por Roma en el siglo XVI y desde allí se difundió al mundo entero. En la mayoría de las culturas se considera que ese día es el puente entre los vivos y los muertos, porque los difuntos vienen a reencontrarse con sus seres queridos, quienes se preparan para recibirlos con ofrendas de flores, comidas y bebidas, calaveras, fotos y otros vistosos adornos alusivos. México es el país que ha hecho de esta costumbre, una fiesta nacional, teniendo como figura principal a la “Catrina”, imagen risueña de la muerte, popularizada por el artista Diego Rivera; pero que tiene como antecedente a “La Calavera Garbancera” creada por José Guadalupe Posada. En los altares que se preparan en cada hogar no pueden faltar las flores emblemáticas “Cempasúchil” de fuerte olor y color amarillo y naranja. Con los pétalos de esta flor se señala el camino para que el difunto se encamine desde su tumba hasta su altar preparado en casa. Esta costumbre de recordar a los ancestros con todas las peripecias de su vida pasada ha sido reflejada en la película “Coco”, merecedora del reconocimiento mundial.

Una de las tradiciones que acompañan al Día de los Muertos en México, son las conocidas “Calaveritas Literarias”, poemas breves y humorísticos que suponen situaciones imaginarias y el encuentro de un personaje con la muerte. Estos poemas plantean una situación donde un amigo o personaje se encuentra con la personificación de la muerte y ésta se lo lleva a otro mundo. Estos poemas también abordan situaciones reales del mundo político, social, cultural y económico del país. Es así que, muchos utilizan las calaveritas literarias para hacer una crítica sarcástica, con rimas y versos rítmicos.

La perspectiva de la muerte es diferente en el mundo, con ritos funerales diferentes. Cada cultura y religión interpreta a su manera el significado de la muerte y lo que ocurrirá después de la vida. Para unos es motivo de celebración y para otros, de dolor. Para unos es un castigo divino, tiene connotación negativa, por eso se usa el color negro. Para otros, es el paso definitivo del mundo material al mundo espiritual que no puede verse, ni oírse, ni tocarse, pero está presente a nuestro alrededor. Por eso, en algunos lugares se entierra al difunto, debajo de la casa, para que el antepasado vele eternamente la seguridad de la familia.

La verdad absoluta es que la muerte nos iguala a todos. El poeta Jorge Manrique compara la vida de los hombres con los ríos y al mar con la muerte. Vida humana, tiempo, agua, corren hacia un mismo fin: La muerte, que viene a ser la negación de todo.

Un proverbio italiano dice: “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja”. Benjamín Franklin dice: “En este mundo no hay nada cierto, salvo la muerte y los impuestos”.

Finalizamos con un consejo de Leonardo da Vinci, para el buen vivir: “Como un día bien pasado trae sueño feliz, la vida bien utilizada trae una muerte feliz”.

2.-A LOS 51 AÑOS DEL SISMO DEL 70

PIDEN LIMITAR EN RUNTU LUGAR QUE OCUPARÁ YUNGAY

EXPANSIÓN  AL ESTE ES PELIGROSO POR LOS ALUVIONES

HUARAZ, 3 (de noviembre de 1971).- LA PRENSA).- La ubicación y planeamiento de Yungay en Runtu debe restringirse a la zona contemplada por los planificadores y se debe  ejecutar un control estricto en su expansión hacia el oeste por el peligro de aluvionamiento”.

            Esa es una de las recomendaciones que,  para la reconstrucción de las ciudades ubicadas a lo largo del Callejón de Huaylas, dio la Sociedad de Ingenieros de Ancash en el Conversatorio Técnico sobre la Planificación y el Problema de la vivienda en la Sierra de Ancash, recientemente realizada en esta ciudad.

            La Sociedad de Ingenieros, recomienda, asimismo, que no habiendo sido contemplado el planeamiento de los pobladores de Yungay Centro, Ranrahirca, Yungay Sur,  y Mancos, se reubique y unifique a los moradores en un centro único, confeccionándose además los planos reguladores respectivos.

            En relación a Recuay, sugiere que en lugar de la vía propuesta para ser construida en forma paralela al malecón de defensa de esa ciudad  se amplíe la que une la Catedral con el Hospital mediante el jirón Hércules.

            Procurar el ensanchamiento, hasta 12 metros, del jirón Grau y otro, ubicado a tres cuadras de la Plaza de Armas de Recuay con el fin de crear “anillos parciales de circulación y estacionamiento”, constituye otra de las recomendaciones de la Sociedad de Ingenieros.

            Solicita también que se defina en forma precisa la zona de expansión de Recuay “la cual es muy esquemática y no presenta soluciones de acceso”.

            Respecto a Carhuaz, expresa,  entre otras cosas,  que su hospital sea cambiado a la zona determinada para el Estadio “por ser este lugar equidistante de la zona…baja de Carhuaz (Carhuaz actual). –afirma- sea mantenida como una zona de uso restringido de inmediato, con poca densidad poblacional”.

            Al referirse a Caraz, la Sociedad de Ingenieros, dice que el límite de la zona de expansión no corresponde a la realidad “considerando que el problema de la laguna de Parón se resolvería en un plazo muy cercano” y que por ello opinamos por que se considere la zona norte de Caraz como zona de expansión y que se contemple la planificación respectiva”.

            En otra recomendación para Caraz, dice,  que “la zona de mayor densidad adolece de áreas verdes, por lo que sugerimos que podría establecerse una entre los jirones Chacas, Pumacahua, San Martín y Sucre”.

También te podría gustar...