*13 DE JUNIO: UN SANTO EN EL CIELO

*UN SANTO EN EL CIELO: SAN ANTONIO DE PADUA

Por: Nelly Villanueva Figueroa

Este Santo es muy conocido y venerado en el mundo. Huaraz no puede ser la excepción. Cada 13 de junio se le rinde homenaje en la Parroquia San Antonio del Barrio de Huarupampa. Antes del sismo del 70, existía el bello templo de los Padres Descalzos, en forma de cruz latina y con hermosos vitrales en su interior. El artífice de su construcción, fue el Padre Alberto Gridilla, que da nombre a una de las calles aledañas.

Actualmente, el nuevo templo se levanta en el mismo lugar: Avenida Tarapacá, en las cercanías de la remodelada Plazuela Bolívar. Además del templo para la devoción de los fieles, está el Convento de los franciscanos residentes, el Comedor, el Campo Deportivo, el Teatro y los salones de las diferentes asociaciones religiosas y de servicio social.

Por mucho tiempo, el sacerdote de origen español, Juan Ramón Moya Santoyo, que en paz descanse, fue el párroco identificado con los huaracinos supervivientes y de nuevas generaciones, en quienes sembró el lema “PAZ Y BIEN”. El Párroco actual, Padre Walter Pavel De La Riva, realiza una obra de caridad encomiable: Desde el inicio de la pandemia, reparte comida a más de cien personas, que tienen como “único requisito, tener hambre”. Debido a la obligación de mantener distancia social, este año no veremos a las campesinas portando canastitas con flores e imagen del Santo en miniatura; ni las andas con arco de flores, provenientes de las estancias. Tampoco podremos recibir el pan bendito preparado por los frailes.

Para comprender las razones del culto a San Antonio de Padua, insertamos algunos datos interesantes:

San Antonio nació en Lisboa (Portugal – 1195) y murió en Padua (Italia – 1231). Su verdadero nombre fue Fernando de Bulhoes. A los 17 años ingresó a la orden de los agustinos y a los 25 años, a la orden franciscana.

Era un excelente predicador, con éxito para convencer a los herejes. Se cuenta que inclusive hablaba con los peces. Por este don, se le considera Padre de la Iglesia. Es Patrono de los enamorados, de los pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Se le atribuye muchos milagros y se le invoca para la aparición de los objetos perdidos. A él mismo se le perdió su salterio que le fue devuelto por el que lo sustrajo.

Se sabe que el Niño Jesús se le presentó. Por eso se le representa con el Niño Jesús en sus brazos. Se practica dos supersticiones: Se le coloca de cabeza o se le quita al Niño, para conseguir pareja, porque una joven acudió a la tumba de San Antonio para pedirle su apoyo, a fin de tener su dote para poder casarse. Ella vio descender al Santo de cabeza del cielo, para indicarle dónde podría encontrar la dote.

Un joven llamado Leonardo se cortó el pie, arrepentido por patear a su madre. San Antonio le repuso el miembro amputado. El niño Tomasito de 20 meses se ahogó y fue resucitado por San Antonio. Su madre hizo panes con el mismo peso del niño y entregó a los pobres. Este es el origen del reparto de panes benditos, el 13 de junio, fecha de la muerte de San Antonio, cuyos restos están en la Basílica de Padua, dedicada a él. Hay otro hecho prodigioso: Se develaron sus restos descompuestos, menos su lengua, que está en perfecto estado.

Hizo una apuesta con un labriego que dudaba de la presencia de Jesús en el Sagrario. Mantuvo a su mula tres días en ayuno. Cuando llevó a su mula y le ofrecieron pasto, la mula se arrodilló ante el Sagrario, antes de comer el pasto.

El Papa Gregorio IX lo canonizó, antes que se cumpliera el año de su muerte. Se le llamó Santo de Gentes, por su universalidad. El Papa Francisco dice que San Antonio de Padua es un ejemplo de humildad, de la renuncia al poder y a la soberbia, a la “mundanidad”.

También te podría gustar...