2.-“TE QUIERO MÁS QUE A MIS ZAPATOS VIEJOS”

“No te ofendas, ¡pero te quiero más que a mis zapatos viejos! Sabes, ellos me han traído siempre a ti: cuando bajo el sol, cuando bajo la lluvia; cargando mi acompasada tristeza o jubilosos en las alegrías. Han soportado mi enojo cuando pateando un fracaso, y han danzado brillosos cuando me sonríe la suerte. Estos roídos zapatos, estos vetustos amigos … allá cuando jóvenes y resplandecientes, me condujeron un día como si lo supieran, a ti. ¿Te acuerdas? Allá en el jardín, hacia aquella banca cuando tú llegáste y te conocí. A ese lugar hermoso donde tantas veces nos vimos hasta hacernos novios y cuando me dijíste que sí. Ahora, estos remendados amigos, me traen una vez más a ti querida esposa. Y tú, que ya asomas al reconocer el sonido de sus pasos, me recibes. Por eso amor, sin que te ofendas, te digo sonriendo, ¡que te quiero más, infinitamente más, que a mis zapatos viejos!” …
Anthua62

También te podría gustar...