NAVIDAD DE AMOR

CRONICAS DE MI PUEBLO

 

NAVIDAD DE AMOR

 

Esas dulces melodías de las madrugadas. Esas canciones de nuestra niñez:

Niño Manuelito

qué te puedo dar

rosas y claveles

para deshojar…

se repetirán una vez más. En algunos casos con tanto sentimiento que hará compungir el corazón y el alma, porque Manuel, el Hijo de Dios hecho niño y hombre después, nos iluminará con su estrella. Pero hojalá no sea sólo en Nochebuena, sino toda una vida para hacenos más humanos, más tiernos, más caritativos, más compartidores de nuestras pobrezas.

 

En contraposición, no faltarán quienes sin sentirlo y como una simple frase y un abrazo sin calor, expresarán como simple cortesía: feliz navidad y próspero año nuevo. Así de hueco, así de cursi.

Más bien deberíamos desearnos: que esta navidad sirva para reflexionar y el año nuev0o para trabajar más, con horadez y coraje. Quien sabe esto sí tendría sentido, porque el 25 de Diciembre nos pondríamos la mano al pecho para esforzarnos y forjar prosperidad.

Si los alemanes (hoy unidas), y Japón después de Hiroshima y Nagasaqui hubieran hecho huelgas tras huelgas queriendo ganar más, sin dar nada de sí, serían países pordioseros. Para pagar a sus empleados pedirían crédito externo; ante cualquier calamidad natural, pedirían una limosnita…igual como nosotros los peruanos lo estamos haciendo.

Por eso en navidad, hay que reflexioanr. En año nuevo, hay que empezar a laborar a brazo partido dejando de lado a los demagogos y a los traficantes de voluntades.

Mientras tanto en los pesebres, llenos de luces de colores, estará el Niño recién nacido con su estrella. El humilde asno y la piadosa vaca le echarán su aliento para calentar su tierno cuerpecito sonrosado.

Por los espacios celestes una no muy nueva figura llamada Papá Noel, cruzará los ensueños de los niños que sin comprender que es el reflejo de los mercachifles, forja falsas ilusiones y para nuestra Patria trae un bulto tan pesado de deudas y sinsabores.

Sin embargo las escenas se repetirán en los atrios de los templos, en las plazuelas donde los jóvenes y los niños harán reñir a sus gallos: el ají seco con el carmelo o el chusco del corral con el cantarín de la “collca”.

Y otros decarrilados cruzarán las calles malogrando los timbres de las casas, tirando piedras a las ventanas, sin comprender que Navidad es paz y amor entre los hombres.

Que Navidad sea para meditar, el Año nuevo para trabajar mejor.

Y que en todos los confines del mundo se siga cantando:

Niño Manuelito

qué te puedo dar

rosas y claveles

para deshojar…

——————————

 

Del libro: TIRO AL BULL.- Difundido por Radio Ancash el 90:11:13.- Ediciones KAFE

 

 

 

 

También te podría gustar...