VÍA AÉREA

Estimado amigo:

Le envío una breve información sobre el I Congreso Internacional de Comportamiento Social para el Desarrollo Humano que tendrá lugar en Lima el 3 de Mayo. Los temas a tratarse son de sumo interés para especialistas en psicología y otras especialidades que se interesan por el desarrollo de la sociedad y del País.

Si desean información adicional revisen la:  web del Congreso:

                                                       www.congresocomportamientosocial2011.com

                                                            Gracias:

                                                AMPARO LA ROSA – Lima

¡Hola Olimpio!

Definitivamente, en este país llamado Perú, tienes que definir la suerte de la patria como mejor piensas. No creo en planes de gobierno, menos en las palabras de Ollanta Humala ni de Keiko Fujimori. Yo voté por otro candidato que reunía mejores condiciones –en él creí y por él voté- haría mal en decidir mi voto por los dos que SOBRAN, por dos sencillas razones.

PRIMERO.-Ninguno de los dos fueron mis candidatos por lo que decidí que sean los conductores del país, porque carecen de moral y capacidad para tales cargos, ambos tienen familiares en la cárcel por lo que tienen antecedentes criminales. Ambos mienten constantemente, pues mi razón me dice que si hubiera querido apoyar a cualquiera de estos dos candidatos, lo hubiera hecho desde el primer momento.

SEGUNDO.-Tengo un cerebro que sabe lo que es lo lógico. Mi razón me dice que no estoy obligado a votar por quienes no deseo apoyarlos. Por lo que debería ser el voto voluntario, pero como en este país mío nos obligan a votar “democráticamente” con la presencia militar del ejército o la marina, acudiré a las urnas por OBLIGACIÓN.

Frente a este gracioso panorama electoral, voy a renovar mi convicción de ciudadano digno para reiterar mis principios, es decir, no seré sal ni vinagre. Voy a viciar mi voto, voy a escribir con letras claras y definidas el nombre  de mi frustrado candidato.

Eso me hará leal a mí mismo, honraré mi apellido y el de mis hijos. Muchos entenderán por qué la dignidad que tengo no puedo ser sometido al capricho del Estado que me obligue a ser compinche del futuro (a) delincuente. Quiero darle dulzura a mi vida. Mejor me quedo con el azúcar. Tú también puedes serlo.

                                                                        Abrazos

                                    ABRAHAM TINOCO ROSALES – Chimbote

También te podría gustar...