MAESTROS DE MI PUEBLO: PORFIRIO VALVERDE REYNALTE

Los pueblos tienen hijos que alumbran el firmamento con luz propia por sus cualidades cultivadas a fuerza de constancia, estudio, dedicación al trabajo o a la investigación.

Uno de ellos es el venerable profesor don Porfirio Valverde Reynalte que desde muy niño dio que hablar en su pueblo de Pampas Grande, llamada La Perla de las Vertientes y para otros La Ucrania de Ancash, por su basta producción de cereales y otros productos de pan llevar, que durante muchos años del siglo pasado mitigó el hambre de la gente que iba a las Vertientes llevando productos para hacer el trueque.

En aquellos tiempos de su infancia, en los pueblos alejados a la sede departamental, sólo había escuelas que daban enseñanza hasta el tercer año de primaria. Los demás años los tenía que cursar en la capital de departamento, por eso, el niño Porfirio tuvo que trasladarse a Huarás a terminar su primaria en el Centro Escolar de Varones 331 que actualmente es el Colegio “Pedro Pablo Atusparia”, pero que en aquel entonces estaba ubicado en la Av. Raimondi, junto al Hotel de Turistas, desaparecido a consecuencia del aluvión del 41.

La secundaria lo cursó en el Seminario “San Francisco de Sales” y la educación superior en la Escuela Normal de Tingua de donde egresó como Normalista de Segunda Categoría, junto al que posteriormente se ha convertido en un acucioso historiador Augusto Alva Herrera, Domingo Angeles que llegó a ser diputado y senador, el periodista Cristóbal Bustos Chávez, Saturnino Otárola Cáceres y otros distinguidos profesionales de aquella época.

Trabajó en Yanaoca, Cusco, y en Tungasuca donde fue orador principal al conmemorarse el 161 aniversario de la Revolución de Túpac Amaru, cuya oración patriótica fue publicado en el diario “La Verdad” de Sicuani, capital de la Provincia de Canchis.

Al volver a su tierra natal, Pampas Grande, trabajó en la Escuela de Segundo Grado de Varones 335, reemplazando al prestigioso educador Bruno Valverde Granda.

En su querida Pampas Grande trabajó en la docencia hasta 1982 luego de haber ocupado el cargo de Promotor de Extensión de Adultos del NEC Nº 14.

En su vida familiar, contrajo matrimonio con doña Tomaida García Cordero con quien llegó a tener nueve hijos: Edgar, Pablo, Marco, Porfirio, Felipe, Manuel, Fidel, Rubén y Arturo. A la fecha tiene 19 nietos y 7 biznietos.

Como líder de su comunidad, llegó a ser Alcalde de Pampas Grande en que con el respaldo de la población  y los hijos pampasgrandinos residentes en Huaraz, Chimbote, Huarmey, Lima y otros puntos del País, logró la construcción de la carretera desde Cajamarquilla hasta Pampas Grande y como dirigente representó a su pueblo en diferentes instituciones con honor y dedicación cumpliendo con las acciones que le encomendaba su comunidad.

En 1987 donó al Museo Regional de Ancash 30 piezas arqueológicas que los recopiló pacientemente de la zona de las Vertientes.

A pesar de su edad, sigue gestionando junto a un grupo de residentes en Huaraz, para que su distrito recupere su nombre primigenio de Pampas Grande, en reemplazo del apócrifo “Pampas”. La esperada recuperación del nombre en breve será promulgado por el Presidente Ollanta Humala Tasso.

El afamado escritor, Marcos Yauri Montero al referirse a don Porfirio Valverde Raynalte dice: “nacido en el arcádico pueblo de Pampas Grande, personaje inquieto y animado de ideas que propugnan el cambio en nuestro País en todo orden de cosas. Fue pues un maestro visionario, creyente en una fe en la redención del pueblo mediante la cultura, él, sus hermanos y otros profesores: Bruno Valverde, Amador Valverde al igual que sus sobrinos, Alejandro, Edmundo y Renato Alegre Valverde”.  

Hoy, las canas coronan su frente y la ven
eración de sus hijos, se hace oración.

También te podría gustar...