LA FIESTA DEL SEÑOR DE LA SOLEDAD DE HUARAZ

Todo pueblo que se precia de ser católico, tiene una imagen de su devoción al que veneran y confían sus éxitos o fracasos.
Hay quienes hacen una promesa de fe por cuatro, siete o de por vida para cumplir con un ofrecimiento y los cumple pase lo que pase. Solo así se ve bendecido por la imagen que le da abundancia y consecuentemente felicidad.
El Señor de La Soledad de Huaraz, es uno de ellos, querido y amado por todos los habitantes no solo de Huaraz, sino de Ancash y el extranjero hasta donde ha llegado su fama por ser milagroso.
Y es tradición festejarle el 3 de Mayo de todos los años que es el día central, aparte de que a veces tiene más solemnidad en la octava en que se concentran danzantes del Callejón de Huaylas, Conchucos y Paramonga. Son famosos y admirados los grupos de danzantes llamados Shacshas, Huanquillas, Antihuanquillas, Las Pallas, los Negritos, Atahualpas y últimamente los “Pieles Rojas” de los EEUU, que cuando se les critica, argumentan que ellos vienen “atraídos por la fe hacia el Señor.
Y todos estos grupos bailan días y noches enteras financiados por un mecenas “que hizo la promesa de contratarlos durante 7 o más años ininterrumpidos.
De allí que han surgido voces que opinan como conservadores, que desean que los festejos del Patrón de Huaraz, que tiene su “Paso” o réplica llamado Señor de Mayo, que la imagen sagrada debe tener su fiesta solo en la Barrio de La Soledad y que los fieles de todo Huaraz acudan, como siempre lo han hecho, a venerarlo a su templo.
Por otro lado los “liberales”, opinan que el Señor de la Soledad es de todos los huaracinos y como tal debe visitar a los diferentes barrios de la ciudad de Huaraz.
En efecto, desde hace varios años, la venerada imagen del “Señor de Mayo” está visitando al populoso Barrio de El Centenario, capital del Distrito de Independencia donde le tributan apoteósicamente los honores y pernocta una noche en su templo.
Este año se anuncia que el Señor de Mayo visitará varios barrios, entre ellos “Los Olivos”, donde los católicos piensan hacerle un gran recibimiento.
De este modo, en Huaraz, la fe se desborda y acrecienta.

También te podría gustar...