JUGANDO CON LA MUERTE

En una aldea, un burro muere frente a la iglesia. Pasa una semana y el cuerpo del animal sigue allí. Entonces el sacerdote un poco molesto, decide llamar al alcalde del pueblo que era enemigo acérrimo del cura por cuestiones políticas.
-Haló, ¿el señor alcalde?
-Sí, soy yo…¿quién habla?
-Soy el párroco.
-¡Ahhhh!…¿qué se le ofrece?
-Mire alcalde, hace más de una semana que murió frente a la iglesia un burro y creo que es su función limpiar la ciudad como este caso el burro.
-Ajá, ¿y no cree usted que es función de un cura dar cristiana sepultura?
-No cree usted que como PADRE del pueblo debe enterrar a uno de sus HIJOS?—

También te podría gustar...