COMENTARIO 2

ANCASHINOS Y PERUANOS SE DISTINGUEN EN EL EXTRANJERO

         “Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, es una respuesta que dio Jesucristo a una pregunta indiscreta de los fariseos que querían hacerle caer en contradicciones, pero Jesús, valiéndose de una moneda les dijo la sentencia que acabamos de mencionar en el presente comentario.

Esta semana, publicamos dos hechos significativos, lo del Dr. Maldonado Huayaney que se destaca en Alemania y lo de NALO Alvarado Balarezo que acaba de ser designado Presidente de una de las instituciones literarias más prestigiosas de habla hispana.

En ambos casos, peruanos que logran lauros y prestigio para Ancash y el Perú, en forma silenciosa y por su propio esfuerzo y constancia. Sin mucha rimbombancia ni menos poses soberbias o de autosuficiencia.

Frank Maldonado Huayaney, a quien mi familia tuvo la dicha de cuidarlo desde que nació, estudió por breve tiempo en Santa Rosa de Viterbo, luego pasó a la IEP “Albert Einstein” donde culminó su secundaria para ingresar sin tropiezos a la UNI, siempre como alumno distinguido. Viajó becado a Japón, luego al Brasil y actualmente se encuentra en Alemania, donde se ha graduado de “Doctor en Ingeniería”, que muy pocos lo alcanzan en la tierra de los científicos.

El otro caso trata de nuestro caro amigo, Armando Arnaldo (NALO) Alvarado Balarezo, quien entrega su vida por Chiquián, capital de la Provincia de Bolognesi, tierra que le cobijó desde muy niño y donde experimentó las primeras caricias de la helada naturaleza y de los niños de su edad.

En la vida castrense, su carácter forjado en yunque de acero, le valió para ser ejemplo y guía de sus subalternos y se cultivó en las bellas letras lo que le ha valido para estar en la cúspide de los intelectuales. NALO, como amigo, es un Señor, un caballero a carta cabal.

Quienes lo conocemos, pedimos al Altísimo que lo proteja y le siga iluminando la mente, al mismo tiempo que le ofrecemos nuestro pequeño contingente si fuera necesario.

Hay otros peruanos en este conglomerado de intelectuales, que también merecen nuestra admiración y sincera felicitación. En horabuena.

También te podría gustar...