Señor Periodista:

El segundo domingo de mayo se celebró como todos los años, el Día de la Madre y, hace poco se ha conmemorado el Día del Padre (Tercer domingo de junio), pero muchos se han olvidado el origen sagrado de estas fechas.

Pues hay un Mandamiento que dice: “Honra a tu padre y a tu madre (Moisés-Mc 7,10) que recuerda a los hijos el deber que tienen hacia los padres.

Por este mandamiento les han de prestar ayuda material y moral durante los años de vejez y durante las épocas de enfermedad, soledad o angustia por gratitud.

El respeto hacia los padres (Piedad filial) es por el don de la vida y por los trabajos que han realizado con esfuerzo en sus hijos para que pudieran crecer en edad, sabiduría y gracia.

Honra a tu padre con todo el corazón, y no te olvides de los dolores (en el parto) de tu madre. Recuerda que por ellos has nacido. ¿Qué les darás a cambio de lo que han hecho por ti” (Sir 7,27,22).

Quien honra al padre expía los pecados, quien glorifica a la madre es como quien reúne un tesoro (Cf.Sir 3,2.6).

Pidamos al Señor la gracia para que no nos falte nunca el verdadero amor que debemos a los madres y sepamos, con el ejemplo, transmitir al prójimo esta dulce “obligación”.—

También te podría gustar...