EL TELÉFONO DE GRAHAM BELL

  1. Breve historia

Alejandro Graham Bell, inventó el primer teléfono práctico de la historia, patentándolo el 6 de enero de 1876. Los científicos del siglo pasado realizaron una serie de tentativas destinadas a transmitir mensajes a distancia y una de ellas originó la invención del teléfono.

Se considera que el primer teléfono práctico fue inventado por Alejandro Graham Bell, profesor escocés radicado en Estados Unidos de Norteamérica desde 1871, quien tuvo como ayudante a un mecánico llamado Tomas Watson.

Después de innumerables pruebas y ajustándose a las instrucciones de Bell, Watson logró fabricar un aparato compuesto de un emisor y un receptor conectados por un alambre, que ellos habían tendido entre una habitación de la planta baja y el tercer piso de la casa.

Un buen día de marzo de 1876, Bell se encontraba probando su transmisor cuando súbitamente se derramó sobre las piernas una sustancia química, situación que lo hizo exclamar “Señor Watson, venga. Lo Necesito”.

Watson ingresó a la habitación y con gran júbilo le manifestó a Bell que lo había escuchado con total claridad no obstante estar tan alejado de esa habitación. La conexión pues se había establecido por casualidad al mover Bell un pequeño alambre.

Ese año Alejandro Graham Bell obtendría la patente de su invento y en 1877 los progresos de ambos inventores fueron tan rápidos que ya habían alrededor de 800 aparatos en uso. En este mismo año se instaló una línea telefónica entre las ciudades de Boston y Cambridge, sosteniendo a través de ella, Bell y Watson, la primera conversación a larga distancia de la historia.

 

  1. Inicialmente, ¿cómo funcionó?

La vibración de las cuerdas vocales se manifiesta en la voz humana provocando variaciones en la presión del aire, lo que crea una sucesión de ondas sonoras que asemejan a las ondas circulares formadas en la superficie del agua tranquila cuando se lanza sobre ella una piedra.

Las ondas sonoras de nuestra voz penetraban pues en la bocina o micrófono chocando contra una lámina llamada “diafragma”, en cuya parte posterior existía unas pequeñas partículas de carbón, que al ser presionadas por la vibración de la lámina hacían que las ondas sonoras provoquen variaciones en la corriente eléctrica que llegaba a través de los alambres telefónicos hasta el receptor.

En el auricular del teléfono que recibía la voz existía una pieza envuelta en un alambre, denominada electroimán que a su vez ejercía acción sobre un delgado diafragma metálico que vibraba y volvía a crear ondas sonoras idénticas a las que fueron emitidas ante el micrófono. Recién entonces la persona con quien se hablaba podía escuchar el “¡Hola!” del emisor.

En los primeros tiempos las líneas telefónicas fueron construidas con alambres de hierro que recorrían las ciudades en todas direcciones, usándose más recientemente alambres de cobre y acero. Además, se logró comprimir los cables con la finalidad de que ocupen el mínimo espacio posible, e inclusive las líneas modernas se extienden debajo de la tierra y en un sólo cable de escasos centímetros de diámetro puede haber miles de alambres telefónicos individuales.

El teléfono en la vida moderna se ha constituido en un medio de comunicación de gran utilidad, pues gracias a él las personas pueden comunicarse y mantener una conversación, aunque se encuentren a miles de kilómetros una de otra.

DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

 

FUENTE: Chiquián y sus amigos, blog de NALO Alvarado Balarezo

 

FRASE CÉLEBRE

         EN SERIO

El problema de este país es que hay demasiados políticos que creen, con una convicción basada en la experiencia, que se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.

Franklin P. Adams

 

         EN BROMA

 

No sabe nada y cree que lo sabe todo. Esto apunta claramente a una carrera política.

George Bernard  Shaw

 

También te podría gustar...