LAS PERLAS DE CONCHUCOS

Como en todas partes del mundo, hay las excepciones.

Por ejemplo, en la zona de los Conchucos, propiamente hablando en la zona trasandina de Ancash y dividido del Callejón de Huaylas solo por una cortina de hielo, hubo no hace mucho un cauchero llamado Carlos Fermín Fitzcarrald a quien, los que no saben su historial de vida, se introducía a la selva enganchando a sus paisanos de lo que hoy es la Provincia del mismo nombre, a quienes los explotaba y cometía abusos incalificables en la extracción del boom de la época, el caucho.

Y sin embargo con la propaganda inmortalizaron su nombre con una provincia cuya capital es la población de San Luis.

Pero este es otro pan por rebanar, nuestro fusil apunta a otro bull.

Decir que “a mí no me gusta la plata”, es la peor mentira del mundo, pero que la plata llega a tus manos como fruto del sudor de tu frente, es otro cantar.

Desde que llegó la fiebre del oro con marcado acento y con más impacto a la zona de los Conchucos, la historia de estos pueblos ha cambiado radicalmente.

Por ejemplo, el centro de operaciones de la mina Antamina está en el distrito huarino de San Marcos que al inicio de sus operaciones mineras entregó por concepto de canon minero millones de soles, convirtiéndola en la provincia más rica de la región y al decir de los entendidos, del Perú.

Transcurrido los años ¿San Marcos ha prosperado, se ha desarrollado en proporción directa al dinero recibido?

Nones…

Casi todos sus alcaldes, o están prófugos de la justicia o alguno que otro están presos.

Igual pasa con las autoridades ediles vecinas, todos “no habidos”, protegidos por el velo de la impunidad y gozando a manos llenas con lo ilícitamente sustraído a sus pueblos por el que juraron su progreso.

Un caso de Ripley es el que sucede en el distrito de Cusca donde luego de vender sus tierras a una empresa minera por más de 60 millones de soles, los comuneros deciden donar 6 millones de soles a la municipalidad de Cusca para que construya canales de irrigación. El Alcalde, lejos de realizar los trabajos, lo hace humo este dinero y también cerca a dos millones de soles por concepto de alcabala y como no puede reelegirse, se lanza a la alcaldía provincial de Corongo a gana las elecciones.

En Conchucos, estas irregularidades se han convertido en una constante y no hay autoridades que los frene y más bien los delincuentes, amenazan de muerte a los que “se atreven a denunciarlos”.

¿Así pueden progresar los pueblos y sus habitantes?…

Más la corrupción con la minería, no solo afecta a San Marcos y Cusca, cuyos nombres hemos puesto como ejemplo; este mal endémico se ha generalizado en todo Ancash, el Perú y muchas otras naciones que luchan infructuosamente por extirparlo.

Pensar que el dos veces presidente Regional, César Alvarez Aguilar y cerca a 50 cómplices han desaparecido más de 13 mil millones de soles, escarapela el cuerpo de cualquier mortal.

Si ese dinero se hubiera invertido en obras a favor de los pueblos de Ancash, esta región sería un paraíso soñado por muchas generaciones, lamentablemente vivimos una pesadilla…

Lo inaudito es que llega a nuestra redacción versiones de que a Yovert  Rubén Alejos Santander, Presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Cusca, le llueven amenazas de muerte de parte de los hermanos del ex Alcalde de Cusca y actual alcalde de Corongo, por haber denunciado la desaparición de casi 8 millones de soles. A estos debe caerles todo el peso de la ley más la maldición del pueblo.

También te podría gustar...