DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

Por tratarse de una época clásica en el calendario social, damas y caballeros brindaron por igual los dulces néctares de la uva.

Hasta que el subconsciente entró a tallar para contar intimidades.

Una pareja comenzó a hablar casi pico con pico, y en eso la dama soltó “su escondido”.

-¿Sabes? –le dijo al varón- soy muy ardiente.

-¡¿Y para qué está este bombero…No es para apagar incendios?!

-El temor que tengo –dijo la dama- es que la manguera que usas sea muy delgadito, insuficiente como para apagar el inmenso fuego que llevo dentro.

            El hombre se quedó mudo, perplejo y absorto…

También te podría gustar...