ADIÓS PAPÁ BUENO

Familia Bueno-Roller

            Pocas veces en el largo trajinar de la vida se ha encontrado un amigo, sincero, leal, consecuente y presto a solucionar los problemas del momento, sean pequeños o grandes.

            Su nombre era Julio Edgardo Bueno Ocaña, hombre carismático, amigable desde el primer momento, afable y cariñoso.

            Su apellido Bueno, era tan igual como su comportamiento. En la sede del Gobierno Regional de Ancash como en la Aldea Infantil Señor de la Soledad, se ganó con creces el apelativo de “Papá Bueno”.

            Desde el ejercicio de su profesión como Contador, se inició en la empresa particular “Singer”, distribuidora de las afamadas máquinas de coser, ingresó luego del sismo del 70 a las filas de CRYRZA, pasó a ORDEZA, ORDENORCENTRO para seguir en el Gobierno Regional de Ancash, donde dio muestras de responsabilidad y entrega al trabajo.

            Al cesar en el cargo administrativo, pasó a servir en la Aldea Infantil “Señor de la Soledad”, trabajando con el suscrito durante más de 5 años llevando las cuentas en la atención de los niños y adolescentes huérfanos y abandonados que sumaban a 70 entre varones y mujercitas. Formó parte del staff administrativo de los bienes de la Dirección Regional de Educación

            Entró a las filas políticas, cuando lo llamaron para que se desempeñe como Subprefecto de Llamellín, capital de la Provincia de Antonio Raimondi donde todo conflicto social era solucionado salomónicamente.

              Se casó con la dama huaracina, Sra. Narciza Roller Robles con quien tuvieron ocho hijos, dos de ellos los perdió en el sismo del 70, mientras que los seis restantes son brillantes profesionales que prestan sus servicios en las entidades públicas y privadas  como el caso de la Sra. Gabriela Bueno Roller, Ing. de Sistemas y Directora del diario YA a la par de su hermano Robert de la misma profesión que se desempeña en la Municipalidad Provincial de Huaraz con eficiencia.

            A la muerte de su esposa, asumió la responsabilidad de guiar a sus hijos: María, Silvia, Alex, Robert, Gabriela y Guisela, esta última presta servicios en la Corte Superior de Justicia de Ancash de acuerdo a su profesión de Administradora de Empresas.

            Bueno Ocaña, había sido llevado a Lima a medicinarse en el Hospital Edgardo Rebagliati Martins del Seguro Social, donde por unas complicaciones en su salud, dejó de existir y sus restos traídos a Huaraz, donde se le está velando en el auditorio de la Casa del Maestro.

            Los restos mortales de un gran amigo, como Julio Edgardo Bueno Ocaña, serán enterrados en el cementerio Presbítero Villón de Huaraz el día jueves 05 de diciembre, luego de la misa de cuerpo presente en el templo Consagrado del Señor de La Soledad a las 10.00 a.m. 

        Descansa en paz, querido amigo y de Dios goza.

También te podría gustar...